Público
Público

Los bombardeos de Israel elevan la tensión en Gaza

La aviación israelí ha matado a cuatro palestinos desde el miércoles

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

La tensión entre Israel y Hamás ha aumentado notablemente, propiciada por los ataques de la aviación israelí en la franja de Gaza, unos ataques que desde el miércoles han causado la muerte de cuatro palestinos y han hecho que las milicias hayan disparado varios cohetes contra el sur de Israel sin causar de momento daños personales.

La última víctima palestina fue un civil abatido en la noche del jueves al viernes, cuando la aviación bombardeó una instalación de entrenamiento de las Brigadas al Qasam, las milicias del movimiento islamista Hamás, al noroeste de la ciudad de Gaza. Un hombre de 38 años, que habitaba una casa cercana, murió y 13 miembros de su familia, incluidos siete niños, resultaron heridos.

Los ataques aéreos causan numerosos heridos civiles, entre ellos muchos niños

Las cuatro salidas nocturnas de la aviación hebrea llegaron después de que las milicias dispararan media docena de cohetes contra Israel. Los proyectiles fueron la respuesta a la muerte el jueves de dos milicianos de Hamás y Fatah en la ciudad de Gaza.

Como es habitual en estos casos, el Ejército "lamentó" los daños causados a civiles y los atribuyó a que Hamás actúa "empotrado entre la población civil". No obstante, Israel tiene una larga historia de muertes de civiles tanto en la franja de Gaza como en Líbano, donde sus últimas operaciones de gran envergadura causaron la muerte a cientos de civiles, incluidos centenares de niños.

El primer ministro de Hamás en la franja de Gaza, Ismail Hanniya, declaró que su grupo está en contacto con terceras partes para evitar una escalada de violencia. Un país que quiere desempeñar un papel más activo en el conflicto es Egipto, aunque la compleja situación que atraviesa hace que sea incierto su papel.

El primer ministro de Hamás trata de evitar una escalada de la violencia

El hecho de que fuera Hanniya quien hiciera un llamamiento a la calma revela que Hamás no tiene interés en una escalada de la violencia y pone de manifiesto que es Israel quien está iniciando los ataques ahora. En las últimas semanas el Ejército israelí ha llevado a cabo maniobras en distintos lugares del país, incluido el Golán ocupado a Siria, mientras sus líderes políticos y jefes militares no dejan pasar un día sin amenazar a Irán.

Esta belicosidad coincide con una campaña internacional contra Irán por parte de EEUU y de la UE, que ha coincidido con las sanciones adoptadas contra Siria, dirigidas a intentar detener la represión ejercida por el régimen de Damasco. Irán, Siria y Hizbolá forman el eje chií, una alianza que está en el punto de mira de Occidente y que ahora se tambalea.

La situación en Egipto y en Siria está causando cambios en las relaciones regionales. Fuentes palestinas indicaron que desde hace unos días Hamás ha empezado a trasladar sus instalaciones en Damasco a Egipto y Qatar. Los fundamentalistas palestinos temen que esté próxima la caída del régimen de Bashar al Asad, de ahí que busquen alternativas a sus oficinas fuera de la capital siria.

Por otra parte, en Nabi Saleh, un pueblo de la Cisjordania ocupada, un palestino de 28 años resultó herido de gravedad al ser alcanzado en el rostro por una granada de humo que disparó un soldado. El joven, Mustafa Tamimi, fue trasladado con urgencia a un hospital israelí.

Según testigos, Tamimi participaba en la manifestación que tiene lugar cada viernes en Nabi Saleh para protestar contra los colonos israelíes que se han apropiado de una fuente en la zona. Tamimi arrojaba piedras contra un jeep militar cuando un soldado le disparó una granada de humo al rostro a corta distancia. El impacto directo arrancó parte de la cara de Tamimi.

Más noticias de Internacional