Público
Público

Brown y Sarkozy aprueban medidas contra la radicalización de sus ciudadanos

Londres y París reafirman su alianza al concluirse el viaje oficial del presidente francés y su esposa Carla Bruni

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, han acordado un frente común en la lucha antiterrorista que incluye medidas para contener la radicalización de sus respectivas poblaciones.

La cooperación en las políticas de seguridad de sus respectivos gobiernos forma parte de un amplio programa de trabajo coordinado en inmigración, defensa, economía y cambio climático, anunciado ayer al término de la cumbre anglo-franco celebrada en Londres.

 Brown y Sarkozy quieren desarrollar 'respuestas concertadas' contra la propaganda terrorista que, por vías tradicionales e Internet, 'radicaliza nuestras sociedades' y fomenta el 'extremismo violento'.

Ambos mandatarios son partidarios de destinar mayores fondos de la Unión Europea en programas de 'contra-radicalización', cuestión que se debatirá en el Consejo de Ministro del próximo junio.

A nivel bilateral, Londres y París reforzarán la vigilancia en el Canal de la Mancha con un doble objetivo: prevenir el terrorismo nuclear y sellar las fronteras a la inmigración ilegal. 

También intentarán persuadir al resto de sus socios europeos a emplear nuevas tecnologías en los controles fronterizos y a emitir visados biométricos para 2100. 

En  el comunicado emitido ayer, el primer ministro laborista y el presidente conservador reconocen que deben estar mejor preparados contra los 'nuevos riesgos', entre ellos, 'la ciberseguridad, la seguridad espacial y los ataques con misiles'.

'Trabajando juntos, Francia y Reino Unido pueden ser una importante fuerza positiva en el mundo de mañana. Nuestra relación será, por así decirlo, una entente formidable', señaló Brown en conferencia de prensa con el presidente francés. .

En la jornada y media de visita de Estado de Sarkozy a Londres, que comenzó anteayer, la siempre tambaleante relación entre ambos países pasó de la tradicional 'entente cordial ' a una entente 'amistosa', según el presidente, y 'formidable', de acuerdo con el primer ministro.

'Ambos preferimos una fuerte relación con nuestros socios norteamericanos. Estamos de acuerdo que trabajando juntos es la única forma de afrontar los desafíos del terrorismo, cambio climático, pobreza, enfermedad y Estados fallidos', reafirmó Brown ayer.

En Defensa, los dos poderes nucleares europeos se comprometieron a 'fortalecer la cooperación e interacción' entre la OTAN y la UE, además de procurar la reforma de la primera y favorecer el desarrollo de la capacidad militar de la segunda. A nivel bilateral, ambos países invertirán 50 millones de euros anuales en el desarrollo de proyectos comunes y diseñarán una estrategia industrial conjunta en complejos diseños armamentísticos.

Del prometido acuerdo nuclear, el comunicado sólo recoge puntos esenciales de colaboración la mejora de la 'eficiencia y efectividad' de los proyectos atómicos. Ambos países ponen especial énfasis en el traspaso de información sobre seguridad de las plantas y gestión de los residuos nucleares.

Brown y Sarkozy concluyeron su cumbre en el estadio de fútbol del Arsenal, donde anunciaron una iniciativa para facilitar la escolarización de 16 millones de niños africanos para 2010, cuando la Copa Mundial llega a Suráfrica.

Mientras, sus respectivas esposas, Sarah y Carla Bruni, almorzaban juntas con miembros de una asociación en apoyo de la mujer.