Público
Público

Bruselas quiere que Gran Bretaña siga pagando a la UE hasta 2020 pese al Brexit

El Gobierno de Theresa May dice que "no reconoce" una supuesta factura de 40.000 millones de euros para salir de la Unión Europea

Un empleado de la Comisión Europea coloca las banderas de la UE y del Reino Unido en la sede de institución comunitaria con motivo de la primera reunión para la negociación del Brexit, el pasado 17 de julio, en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

Reuters

Reino Unido tendrá que seguir construyendo económicamente a los programas a largo plazo a la Unión Europea hasta al menos 2020, incluso después de que deje el bloque en 2019, dijo el comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, al diario alemán Bild.

Oettinger dijo que Reino Unido estaba obligado a cumplir los compromisos con los programas a largo plazo, adquiridos antes de la votación del año pasado a favor de dejar el bloque en 2019, dijo a la edición del periódico del lunes. "Como resultado, Londres tendrá que transferir fondos a Bruselas al menos hasta 2020", dijo al diario.

Oettinger dijo que espera que Alemania afronte costes extra de entre 1.000 y 9.000 millones de euros como resultado de la marcha de Reino Unido de la UE. La salida de Reino Unido dejaría un agujero anual de entre 10.000 y 12.000 millones de euros en las arcas de la UE, dijo Oettinger.

Añadió que la brecha podría ser compensada con recortes de presupuestos y mayores aportaciones por parte de los miembros, pero la UE podría ahorrar también dinero eliminando los descuentos negociados durante años con los países miembros, incluido Reino Unido.

La Comisión Europea subrayó en junio cinco escenarios para afrontar los costes añadidos del Brexit, señalando que la UE podría recurrir a fuentes como impuestos corporativos, a las transacciones financieras, o gravar la electricidad, el combustible y las emisiones de carbono. 

La "factura de salida"

De otro lado, un portavoz de la primera ministra, Theresa May, subrayó que el Reino Unido no reconoce lo publicado en medios de comunicación de que está dispuesto a pagar 40.000 millones de euros para salir de la Unión Europea.

La llamada "factura de salida" es uno de los primeros temas de la agenda negociadora de Brexit, y también uno de los más polémicos. La factura incluirá previsiblemente dinero que Reino Unido ya se ha comprometido a pagar al presupuesto plurianual de la UE, riesgos financieros en curso que acordó ayudar a cubrir y una contribución al plan de pensiones para funcionarios de la UE. La UE ha presentado una cifra de 60.000 millones de euros, mientras que Reino Unido no ha indicado cuánto estaría dispuesto a pagar. 

El Sunday Telegraph publicó que Reino Unido estaría dispuesto a abonar hasta 40.000 millones de euros, citando a tres fuentes anónimas familiarizadas con la estrategia de negociación británica. "Sobre esta cifra, no la reconozco", dijo el portavoz de May a los periodistas. 

La magnitud de la factura también dependerá en gran medida de cómo sea el acuerdo de transición de Reino Unido - un proceso de salida escalonado en el que el Gobierno podría contribuir a normativas de la UE mientras establece nuevas nacionales.

Reino Unido tiene menos de dos años para negociar los términos de su salida de la UE, una desvinculación sin precedentes de más de 40 años de relaciones jurídicas, económicas y políticas. Las primeras rondas de conversaciones han avanzado poco, con el equipo negociador de la UE exigiendo más claridad de Reino Unido sobre lo que quiere.

Reino Unido aún tiene que establecer qué tipo de acuerdo de transición quiere, lo que hace que las estimaciones de la factura final sean difíciles de calcular.

Más noticias de Internacional