Público
Público

La Cámara de Representantes de EEUU aprueba 50.000 millones de dólares para Irak

EFE

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó hoy la asignación de 50.000 millones de dólares para la guerra en Irak en un proyecto que incluye el comienzo de la retirada militar de ese país y que el presidente George W. Bush ha prometido vetar.

La iniciativa, aprobada por 218 votos a favor y 203 en contra, establece que el comienzo del retorno de las tropas para los próximos meses con el objetivo de terminar las actividades de combate en Irak en diciembre del próximo año.

Fuentes legislativas indicaron que es poco probable que la medida sea aprobada por el Senado y que si eso llegara a ocurrir el proyecto será vetado por Bush.

Antes de llevarse a cabo la votación, la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, advirtió que "si se presenta al presidente esta versión, la vetará".

Poco antes, la Casa Blanca había indicado en una declaración que "además de infringir en la autoridad constitucional del presidente como comandante en jefe, el proyecto ordenaría una retirada precipitada de tropas".

Esa retirada, agregó, "aumentaría la probabilidad de que las tropas estadounidenses tengan que regresar algún día a Irak para afrontar un enemigo todavía más peligroso".

Sin embargo, pese a que admitieron que la aprobación fue un acto simbólico, los detractores de la guerra, principalmente demócratas, señalaron que deseaban manifestar su intención de seguir oponiéndose al conflicto.

"El hecho es que ya no podemos sostener el despliegue militar en Irak", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

La votación se llevó a cabo 24 horas después de que legisladores demócratas emitiesen un informe sobre el creciente coste económico del conflicto para Estados Unidos

Ese informe indicó que el coste efectivo de la guerra de Irak será de 2,8 billones de dólares en el 2017, lo que, junto a los gastos derivados del conflicto de Afganistán, ascenderá a 3,5 billones de dólares.

El informe del Comité Económico Conjunto (JEC) reveló lo que calificó como gastos "ocultos" de la guerra de Irak que no fueron incluidos en las estimaciones del Gobierno.

Entre ellos incluye los préstamos solicitados a otros países, los costes de tratamiento de veteranos de guerra, la subida del precio del petróleo y las inversiones que se podrían haber hecho en otras políticas de primer orden para el país.

El informe se basa en un escenario relacionado con declaraciones del secretario de Defensa, Robert Gates, quien dijo recientemente que EE.UU. no debe retirarse totalmente de Irak, como en Vietnam, sino mantener una presencia duradera como en Corea del Sur o Japón.

Más noticias de Internacional