Público
Público

Cambio climático Australia se enfrenta a "tormentas severas" mientras trata de extinguir sus incendios

Tras atravesar condiciones climatológicas de más de 40 grados de temperatura y fuertes vientos que dificultaron la labor de los bomberos, el país oceánico corre ahora riesgo de inundaciones en las regiones de Queensland y Victoria.

Tormentas en la ciudad australiana de Sindey./ Getty Images

europa press

La Oficina de Meteorología de Australia ha lanzado este lunes una alerta por "tormentas severas" que incluyen fuertes vientos y granizadas en gran parte de Nueva Gales del Sur, una de las zonas más afectadas por los incendios que han arrasado ya casi 12 millones de hectáreas desde septiembre, además de ocasionar la muerte de casi una treintena de personas.

Todavía permanecen activos 95 incendios en los estados de Victoria y Nueva Gales del Sur

Las autoridades australianas han alertado de que las fuertes precipitaciones que se esperan para estos días también caerán sobre el sur del estado de Queensland, noreste de la isla, y en muchas áreas de Victoria, en el sur, creando incluso el riesgo de más inundaciones, después de las producidas en Melbourne.

La lluvia ha caído en los tres estados afectados por los incendios forestales en la última semana, lo que ha proporcionado cierto alivio a los bomberos, quienes llevan desde enero enfrentándose sin descanso a las llamas.

A la espera de nuevas precipitaciones, los habitantes de Nueva Gales del Sur se acostaron la noche del domingo bajo una enorme tormenta de polvo que, según la Oficina de Meteorología, alcanzó velocidades superiores a los 100 kilómetros por hora, en especial en la ciudad de Dubbo.

Mientras tanto, tal y como han ido informando a lo largo de los últimos días los bomberos, en Nueva Gales del Sur todavía existen 68 incendios activos, mientras que en el estado de Victoria son 27, todos ellos bajo el nivel de "emergencia".

Balance de los incendios

Australia ha atravesado condiciones climáticas extremas, con previsiones que en ocasiones superaron los 40 grados centígrados y vientos de hasta 90 kilómetros por hora en muchas áreas rurales.

Esto ha dificultado la extinción de unos fuegos que ya han devorado casi 12 millones de hectáreas en todo el país y han provocado la muerte de al menos 29 personas, así como daños valorados en millones de euros, y la devastación de la biodiversidad del país.

Los fuegos han destruido también casi el 80º% de la región boscosa conocida como Montañas Azules, zona catalogada Patrimonio de la Humanidad, situada en Nueva Gales del Sur, el estado más afectado por el fuego.

El impacto de los incendios forestales en el turismo de Australia podría causar pérdidas por valor de hasta 3.000 millones de euros en el sector para finales de 2020, según un informe del Consejo de Exportación y Turismo de Australia.