Estás leyendo: Camino de su primer hogar

Público
Público

Camino de su primer hogar

Los pequeños haitianos adoptados por familias catalanas se encuentran por fin con sus padres

SUSANA HIDALGO

Correteando por la residencia del embajador español en República Dominicana y agarrados a sus juguetes, los cuatro niños haitianos de entre 3 y 4 años que han sido adoptados por familias catalanas pasaron su primera noche fuera del horror que rodea a la ciudad de Puerto Príncipe.

Tras unos días de intensas gestiones entre el Gobierno español y el haitiano, los cuatro críos (Tania, Daphkaina, Nickelson y Policia) se pudieron encontrar ayer con sus padres adoptivos en Santo Domingo.

Al grupo también se unió Kelly, un quinto niño que marchará a España en régimen de acogida para ser sometido a un tratamiento médico por una parálisis facial.

Kelly se quedará con una familia de Castilla-La Mancha y, cuando esté recuperado, tendrá que regresar a Haití. "Ha sido una pesadilla, no deseamos a nadie todo lo que hemos tenido que pasar", explicaron ayer los padres de los niños.

Más de 110.000 pequeños han resultado heridos por el terremoto 

Los pequeños, en pocas horas, cambiaron el dormir a la intemperie en el orfanato de Maison des Anges por las golosinas y la piscina con hamacas de la casa del embajador en República Dominicana.

Para sacar a los niños, el Gobierno español gestionó primero con el Ejecutivo haitiano unos salvaconductos que daban el visto bueno al proceso de adopción. El siguiente paso fue conseguir los pasaportes haitianos para los pequeños. Debido al colapso en las instituciones de Puerto Príncipe, se pensó en que el trámite se hiciera en la embajada de Haití en República Dominicana, pero finalmente la gestión se cerró en la capital haitiana.

Los padres, algunos de ellos con vínculos con Haití, subrayaron que a los niños les queda ahora un largo y paciente camino de adaptación. "Tenemos también hijos biológicos, hay mucho trabajo que hacer ahora en casa", dijo Aurelio, uno de los padres adoptivos.

Estaba previsto que el grupo saliese anoche en un vuelo regular de Air Europa hacia Madrid y que allí las familias cogiesen otro avión para llegar a Barcelona, adonde tienen previsto llegar a las cuatro de la tarde (hora española).

Las familias no quisieron entrar en polémica sobre las advertencias de Unicef contra la salida ilegal de huérfanos del terremoto y destacaron que sus gestiones comenzaron hace unos cinco años y que antes del seísmo la salida de los menores de Haití estaba ya a punto de producirse.

"Ahora hay mucho trabajo que hacer en casa", dice un padre adoptivo

Las ONG que trabajan con la infancia insisten en que la salida inmediata de los niños a Europa o Estados Unidos no es lo más conveniente en estos momentos. "Primero, porque hay que hacerlo de manera legal. Segundo, porque para muchos supondrá un trauma a añadir a lo ocurrido con el terremoto", señala Julie Bergeron, de Unicef.

Desde Acción contra el Hambre afirman que lo que hay que hacer también es volcarse en ayudar a las madres para que no se vean en la necesidad de abandonar a los críos.

Más de 110.000 pequeños han resultado heridos por el devastador terremoto que sacudió el país el pasado 12 de enero, según un estudio realizado en la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) mediante un programa informático que, basándose en métodos estadísticos, estima el número de víctimas y cuántas de ellas son menores.

El lunes, el total de heridos ascendía a 194.000, de acuerdo al cálculo de la ONU.

Más noticias de Internacional