Público
Público

Los camisas rojas toman Bangkok

La oposición, que ayer ocupó el Parlamento, sigue exigiendo la dimisión del Gobierno y se moviliza en toda Tailandia

EFE

Los camisas rojas desafiaron hoy el estado de excepción declarado la víspera por el Gobierno de Tailandia en Bangkok. Los manifestantes mantienensu protesta para forzar a las autoridades a convocar elecciones anticipadas y amenazaron con emprender una "lucha sin cuartel" en la capital tailandesa si no les hacen caso.

"No sabemos qué pasará, pero puedo asegurar que las protestas no cesarán aunque la Policía cargue contra los manifestantes", afirmó Natthawut Saikua, uno de los jefes del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura.

Las dos áreas que controlaban en la capital, cerca del antiguo Paladio Real y la zona comercial, han quedado casi desiertas. No obstante, su número ha crecido en provincias, principalmente en las del norte y noreste, donde su fuerza es mayor.

Al menos 17 manifestaciones, en otras tantas regiones, se organizaron hoy en apoyo de la lucha que sostienen los compañeros en la capital del país.

Los cuerpos de seguridad han establecido controles en los accesos de entrada a Bangkok para impedir la entrada de más camisas rojas.

El ministro tailandés de Defensa, Prawit Wongsuwan, precisó que el estado de excepción tiene como objetivo prevenir actos de violencia durante las manifestaciones y descartó que la Policía o el Ejército vayan a disolver la protesta.

Hasta la fecha, las autoridades han evitado el empleo de la fuerza con los camisas rojas. Los únicos incidentes violentos ocurridos provienen de las más de 30 granadas y bombas arrojadas por desconocidos contra edificios gubernamentales, cuarteles, sucursales bancarias y oficinas de televisión, que han causado cerca de 20 heridos.

El ministro de Defensa calificó de ilegal la ocupación del centro de la capital. Desde el sábado, y que mantiene a doce complejos comerciales de lujo cerrados.

La declaración del estado de excepción se aprobó después de que un millar de manifestantes irrumpiera en el Parlamento, y permite al Ejército asumir el control de la seguridad y declarar toques de queda.

En aplicación del decreto, las autoridades cortaron hoy la señal de emisión del canal de televisión por satélite PTV, el único que respalda las protestas, por incitar a la violencia y la subversión.

Debido a la agitación civil, el primer ministro del país, Abhisit Vejjajiva, canceló su anunciado gira por Vietnam.

La movilización antigubernamental arrancó con 100.000 personas en Bangkok, el 14 marzo, y con un contingente de 50.000 soldados y policías para proteger la capital del reino.

El Gobierno y tres jefes del Frente Unido mantuvieron dos rondas de negociaciones, el 28 y 29 de marzo, que fueron retransmitidas en directo por las cadenas estatales de televisión.

En ellas, el primer ministro tailandés ofreció disolver el Parlamento y convocar elecciones dentro de nueve meses. El Frente Unido exigió en un plazo máximo de 15 días y se rompió el diálogo.

Más noticias de Internacional