Público
Público

La Casa Blanca acusa a la Policía de Ferguson de discriminación racial

El Departamento de Justicia denuncia el uso excesivo de la fuerza, detenciones sin motivo aparente o rutinas como la revisión de conductores sin sospechas razonables

La Policía detiene a un hombre durante las protestas en Ferguson. - EFE

EFE

WASHINGTON. - El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acusado de discriminación racial a la Policía de la localidad de Ferguson, donde en agosto de 2014 un joven negro murió por los disparos de un agente, lo que generó una ola de disturbios en todo el país.

Esa es la conclusión a la que ha llegado una investigación del Departamento en un informe que, previsiblemente, se dará a conocer íntegramente este miércoles y del que se han adelantado varios extractos.

Entre los elementos de discriminación recogidos en el texto, destacan la rutinaria revisión de conductores sin sospechas razonables, detenciones sin motivo aparente y uso excesivo de la fuerza.

Según el informe, en los últimos dos años, los ciudadanos negros de Ferguson (Misuri), que suponen el 67% de la población, fueron objeto del 85% de las detenciones de tráfico, el 93% de los arrestos, y el 88% de los casos en los que la Policía empleó la fuerza. El informe se basa en la revisión de más de 35.000 documentos de la Policía de la localidad entre 2012 y 2014.

Un informe paralelo se espera que exonere al agente Darren Wilson de violación de derechos civiles, tras matar a tiros a Michael Brown, de 18 años, en agosto del año pasado. Desde la muerte del joven, las protestas se extendieron desde Ferguson a más de 170 ciudades de todo el país, con especial intensidad en Nueva York, Washington y Los Ángeles, toda vez que se registraron graves disturbios en la localidad.

Esta semana, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió a la Policía a realizar "cambios" para recuperar la confianza perdida entre las comunidades de minorías, al recibir las recomendaciones de un grupo de trabajo creado tras los disturbios de Ferguson.

Este grupo abogó por una mayor supervisión del trabajo de la policía local, a través de la recolección y envío al Gobierno federal de todos los casos de agentes involucrados en tiroteos, letales o no, y en fallecimientos de personas en custodia.

Asimismo, se mostraron a favor de que los agentes lleven cámaras incorporadas a su uniforme o su cuerpo para grabar sus interacciones con civiles, propuesta presentada por Obama en diciembre pasado.

Más noticias de Internacional