Público
Público

Chile homenajea a las víctimas de Pinochet con un Museo de la Memoria

La presidenta, Michelle Bachellet, recuerda en la inauguración que más de 3.000 personas fueron asesinadas y al menos 28.000 sufrieron torturas

PUBLICO. ES / AGENCIAS

Chile ha apostado decididamente por honrar y homenajear a las víctimas de la dictadura militar de Augusto Pinochet, separando claramente a verdugos y víctimas. Los asesinados y torturados por el fascismo chileno permanecerán en la memoria de los chilenos gracias a un museo nacional que contará su historia. 

La iniciativa de Chile, al contrario de lo que ocurre en España, donde la apuesta por la Memoria Histórica ha tardado muchos años en llegar y lo ha hecho con tibieza y numerosas trabas burocrática, pretende reparar en la medida de lo posible los cruentos agravios y conocer la verdad de lo que ocurrió en el país desde 1997 hasta 1990, durante la dictadura de Pinochet.

La apertura del Museo de la Memoria ocurre a menos de una semana de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, donde un multimillonario de derechas, que entre sus colaboradores tiene a personas que trabajaron para la dictadura, podría suceder al bloque de centroizquierda que gobierna desde la vuelta de la democracia.

Datos oficiales indican que 3.195 personas fueron asesinadas o "desaparecidas" por la fuerza durante la dictadura militar, mientras que unas 28.000 sufrieron torturas, entre ellas la propia presidenta Michelle Bachelet.

"Entiendo su dolor, pero en democracia se hace justicia y se hará justicia", dijo Bachelet al inaugurar el museo.

El Museo de la Memoria, ubicado en el centro de Santiago, muestra artículos personales y fotografías de las víctimas, así como relatos de los supervivientes.

Durante un debate televisivo, el candidato de derecha Sebastián Piñera reiteró que en un eventual gobierno suyo no habría ningún ministro de la dictadura, aunque dejó abierta la puerta a contar con colaboradores que no hubieran cometido delitos o atropellos a los derechos humanos.

"Yo he condenado las violaciones a los derechos humanos toda mi vida, sin ninguna vacilación", dijo Piñera, quien aseguró que no fue invitado a la apertura del Museo de la Memoria.

"Parte de mi sector cometió errores en esta materia y lo reconozco, pero yo una de las principales razones por las cuales soy opositor al gobierno militar fue porque supe desde el primer día que se estaban violando los derechos humanos", agregó.

La inauguración del museo también ocurrió a más de un año de que los partidarios de Pinochet abrieron un controvertido museo dedicado al ex dictador, que murió en 2006 sin ser juzgado por los abusos a los derechos humanos mientras estuvo en el poder.

Bachelet lanzó el año pasado una campaña para recoger muestras de sangre de familiares de detenidos desaparecidos para una base de datos genética que ayude a identificar restos que aún permanecen anónimos.

Hasta ahora, la base de datos tiene más de 3.000 muestras de ADN, de acuerdo con el director del Servicio Médico Legal de Chile.

En diciembre, un juez procesó a seis personas, incluyendo a médicos y miembros de la represiva policía secreta de Pinochet, acusados de haber asesinado al ex presidente Eduardo Frei Montalva, padre de Eduardo Frei, ex mandatario y candidato oficialista a las elecciones del domingo.

También en diciembre, el cuerpo del asesinado cantautor Victor Jara fue enterrado en un funeral masivo, después de que sus restos fueron exhumados para aclarar las circunstancias de su muerte al inicio de la dictadura.