Público
Público
Únete a nosotros

Cinco muertos en un atropello en pleno desfile real en Holanda

El conductor del coche será acusado de intento de atentado contra la reina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco personas han muerto y doce han resultado heridas al ser arrolladas por un coche mientras presenciaban, en la localidad holandesa de Apeldoorn, el desfile del Día de la Reina, en el que participaba la Familia Real.

Los medios holandeses han confirmado el fallecimiento en el hospital de una quinta persona, que se suma a los dos hombres y dos mujeres de los que ya se habían informado. Los médicos también temen por la vida del conductor del vehículo responsable del atropello, que tras ser operado, continúa en estado crítico.

El agresor es un ciudadano holandés de 38 años, que ha confesado haber actuado de manera intencionada, aunque sin explicar sus motivos, y que será acusado de intento de atentado contra la Jefa del Estado. Las autoridades han precisado que el conductor no tiene antecedentes penales ni de problemas psiquiátricos.

El suceso tuvo lugar cuando pasaba por el lugar el autobús descapotable en el que iban Beatriz de Holanda y su familia, que este año habían escogido la ciudad de Apeldoorn, a 90 kilómetros de Amsterdam, para celebrar el Día de la Reina.

Un coche de color negro ha irrumpido a gran velocidad desde un cruce y ha arrollado a parte del público que presenciaba el desfile para terminar estrellándose.

Algunos testigos presenciales han dicho a los medios locales que el conductor del automóvil, que ha sido detenido, parecía tratar de golpear el autobús en el que viajaba la Familia Real,

que presenció de cerca el suceso.

La reina Beatriz ha comparecido en televisión para expresar su pesar y transmitir su solidaridad a las víctimas y sus allegados. 'Lo que empezó como un día tan bonito ha terminado como un drama', ha opinado. 'Estamos desolados, sin palabras, nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familias', ha agregado.

En las imágenes puede verse cómo el príncipe Guillermo y la princesa Máxima se llevan las manos al rostro al ver lo sucedido.

El autobús en el que viajaban se ha dirigido inmediatamente al cercano Palacio del Loo, desde donde se ha dado orden de cancelar todos los actos festivos en los que la Familia Real tenía previsto participar este jueves.