Público
Público

Cinco muertos, incluido el secuestrador, en el asalto policial a la tienda judía de París

Las fuerzas especiales de la Policía gala irrumpen en el supermercado donde el secuestrador, al que se le atribuye también el asesinato de una policía ayer, retuvo a decenas de personas durante cuatro horas.

Publicidad
Media: 3.82
Votos: 11

Una explosión en la puerta de la tienda judía de París durante el asalto policial para rescatar a los rehenes. -AFP

PARÍS.- La Policía francesa ha asaltado después de cuatro horas el supermercado judío del barrio de Vincennes, en el este de París, donde un hombre armado mantenía retenidas a varias personas. En la operación de rescate han muerto cinco personas, entre ellas el secuestrador y tres rehenes, mientras que se desconoce la identidad de un quiton cadáver que, según los medios franceses podría corresponder a un cómplice del atacante.

Los testigos señalan que se han escuchado cuatro fuertes explosiones y ráfagas de disparos  junto al supermercado, de donde comenzaron a salir corriendo decenas de personas que permanecía retenidas. Entre los secuestrados hay varios heridos, aunque no hay cifras definitivas. Según AFP, cuatro ellos son de gravedad, mientras que la cadena BFMTV habla de al menos cinco rehenes han heridos, tres de ellos graves, al igual que otros tres policías.

"Ya sabéis quién soy"

Según apuntan las informaciones, el secuestrado era Amedy Coulibaly, de 32 años, también presunto autor del asesinato de ayer de una policía municipal en el sur de París, ya que antes de la toma de rehenes, el sospechoso se dirigió a los policías para decirles: "Ya sabéis quién soy", en aparente alusión a su acción de ayer en el barrio de Montrouge, donde falleció la agente municipal. 

Antes de la operación de rescate se había producido un tiroteo entre el secuestrador y la Policía que había dejado un herido grave, según varios medios. La agencia AFP informó de que se habían escuchado disparos en el interior del establecimiento y hablaba de dos muertos durante el secuestro.  

Casi simultáneamente a este asalto policial, los comandos especiales de la policía gala abatieron a tiros a los dos hermanos que permanecía atrincherados en una imprenta de la zona industrial de este de la capital, autores de la matanza en la redacción del semanario Charlie Hebdo, por lo que en total hay siete muertos en esta trágica jornada para Francia.

La policía francesa había difundido las fotografía de los presuntos autores del tiroteo en el que ayer murió la agente de policía municipal, en el sur de París. Junto a Amedy Coulibaly, los gendarmes colocaban a una mujer de nombre Hayat Boumeddiene, calificados "peligrosos"y que, supuestamente, se dieron a la fuga tras el ataque. Podría ser el cuerpo de Boumeddiene el quiento cadáver del supermercado parisino.

El establecimiento donde los rehenes han permanecido atrapados durante horas es un supermercado kosher, llamado Hyper Cacher, y dispensa productos dirigidos a la comunidad judía, que se encuentra al lado de una guardería.

Primer tiroteo

"El tiroteo ha durado unos 20 segundos y los policías han llegado inmediatamente", ha relatado un testigo a la cadena iTele. Varios medios locales señalan que la descripción del sospechoso correspondía con el perfil del autor del tiroteo de Montrouge, en el sur de París.

La Policía desplegó una zona de seguridad y varios helicópteros sobrevolaron la zona durante toda la tarde mientras se procedía a la evacuación de los civiles que, a esa hora,  se encontraban en la zona. Las autoridades habían pedido a los vecinos que no salieran de sus casas ni de sus centros de trabajo mientras la operación antiterrorista se llevaba a cabo.

Un testigo de los hechos, Christian Pessey, dijo a ese mismo canal haber "escuchado el primer disparo muy cerca", y a continuación vio "a gente corriendo por la calle y gritando". Tras ese primer disparo, el testigo escuchó una nueva ráfaga.

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, manifestó su "inmensa tristeza" por las pérdidas de vidas humanas, especialmente las de los rehenes, al salir de su ministerio para dirigirse a la puerta de Vincennes, lugar del secuestro.

"Quiero agradecer a las fuerzas del orden, que actuaron con control, con sangre fría", lo que "ha permitido la eficacia en la operación", manifestó Cazeneuve, quien llamó a "mantenerse extremadamente vigilantes"