Público
Público

Las cinco rosas del infierno birmano

Cinco mujeres encarceladas sólo por abogar por la democracia en su país se convierten en un símbolo internacional 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Medianoche del 23 de agosto de 2007. La primera en caer fue Sandar Min. Era la más activa. Diez días antes había participado en una manifestación contra la subida del precio de los carburantes. Era el germen de la Revolución Azafrán, que tiñó las calles de Birmania con los mantos anaranjados de los monjes budistas. En los siguiente 12 meses, otras cuatro mujeres más serían arrestadas por participar en actos para reclamar democracia. Todas fueron condenadas a 65 años de prisión en noviembre de 2008. La Revolución Azafrán no sólo condenó a los monjes, también las condenó a ellas.

'No sabemos exactamente por qué han sido encarceladas, pero está claro que el Gobierno birmano ve una amenaza especial en ellas para haberles impuesto una pena tan alta', asegura Ko Bo Kyi, secretario de la Asociación de Asistencia a los Prisioneros Políticos Birmanos, que trabaja desde el exilio en Tailandia.

La más joven tenía 11 años cuando participó en la revolución de 1988

Mie Mie fue la siguiente. Ella también había participado en varias manifestaciones antes de buscar refugio en una apartada plantación de caucho en octubre de 2007. Como a las otras, se la llevaron a la famosa prisión de Insein, en la antigua capital, Rangún, para esperar un juicio que fue especialmente irregular.

'Han intentado aplicarles todas las leyes posibles para incrementar la sentencia, aunque no hubiera indicios de que las hubieran infringido', asegura Kim Omhar, refugiada política en Tailandia y amiga de las prisioneras.

Mientras arrestaban a Mie Mie, buscaban sin descanso a Thet Thet Aung. Ella consiguió burlar a las autoridades birmanas durante casi diez días, en octubre de 2007. 'El día 9, vinieron a mi casa sobre las dos y me buscaron hasta las seis', aseguró en una entrevista a Radio Free Asia, dos días antes de ser capturada. 'Se han llevado a mi madre y a mi suegra y no las soltarán hasta que me capturen. Son inhumanos'. Finalmente fue arrestada el 19 de octubre.

La Junta militar las ha condenado a todas a la pena de 65 años de cárcel

Mar Mar Oo y Nilar Thein vivieron el año siguiente como prófugas escondiéndose en casas de otros activistas políticos. En agosto, Mar Mar Oo fue localizada y un mes después encontraron a la última, Nilar Thein. Ambas fueron añadidas al grupo inicial que ya estaba siendo juzgado.

Su arresto y juicio conjunto no fue una casualidad. Todas habían participado activamente en la revolución que en 1988 intentó derrocar a la Junta militar que desde hace casi 50 años somete al país a una implacable represión. Incluso las más jóvenes, como Thet Thet Aung, con tan sólo 11 años en aquel momento, y Nilar Thein, con 16, impulsaron las manifestaciones y luego quedaron unidas al grupo de la Generación del 88. Esta revolución le costó a la mayoría de ellas su primera estancia en prisión.

No sería la única. Todas fueron condenadas en algún momento de la década de los noventa a penas de cárcel, menos Thet Thet Aung, la más joven del grupo. Nunca dejaron de ser vigiladas, pero fueron las revueltas del verano de 2007 las que pusieron de nuevo al grupo en el punto de mira de la Junta, tras organizar el 15 de agosto de ese año la primera manifestación que después daría lugar a la Revolución Azafrán.

Desde su juicio, la información que familiares y amigos han podido obtener sobre ellas ha sido escasísima. 'No tenemos prácticamente noticias sobre ellas, ni sobre su estado de salud y psicológico', lamenta Ko Bo Kyi. Varias de ellas tienen, sin embargo, serios problemas de salud, especialmente Nilar Thein, quien vomita continuamente debido a una úlcera en el estómago, sin que haya recibido asistencia sanitaria.

Nilar Thein probó por primera vez el sabor de la cárcel a los 19 años, cuando fue privada de libertad durante dos meses por pertenecer a un sindicato estudiantil. Su segundo arresto, en 1996, fue más largo, y pasó siete años en prisión por participar en una manifestación en favor de la democracia. Cuando llegó a Insein en septiembre de 2008 ya nada era nuevo para ella.

Ahora se encuentra en la cárcel de Thayet, en el centro del país, alejada de su marido y su hija pequeña que están en otra prisión. Sin embargo, la batalla no ha terminado para ella. Hace unas semanas, mantuvo una huelga de hambre, que duró ocho días, en la que pedía mejor comida para los prisioneros y ser trasladada a la misma cárcel que su marido. Ganó sólo a medias y tuvo que conformarse con enviarle una carta no censurada a su familia.

Para muchos birmanos, estas cinco mujeres se han convertido en un símbolo de la lucha por la democracia, como para España fueron las Trece Rosas fusiladas en agosto de 1939. Son el ejemplo de una larga batalla que comenzó en los años sesenta, y que mantiene a 2.200 prisioneros políticos entre rejas y a miles de birmanos en el exilio. La liberación de la líder opositora Aung San Suu Kyi en noviembre ha encendido la esperanza sobre una posible apertura de los militares. Muchos temen, sin embargo, que las cinco rosas se marchiten en el infierno de la tiranía birmana.