Público
Público

Los comicios locales confirman el auge del Frente Nacional

Los socialistas son el partido más votado con el 30%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El partido ultraderechista Frente Nacional (FN) dejó KO este domingo al partido conservador de Nicolas Sarkozy, la Unión para un Movimiento Popular (UMP), en la primera vuelta de las elecciones cantonales de Francia que son, en realidad, el último test electoral antes de las presidenciales de 2012.

Los ultraderechistas lograron superar a los candidatos conservadores en unos 100 departamentos, en unos comicios marcados por el fuerte empuje de la izquierda. Para la segunda vuelta, será ella, a menudo en formación arco iris rosa-rojo-verde, la que deberá parar los pies a la ultraderecha.

En unos 100 departamentos el FN se impone a la UMP de Sarkozy

Según las primeras estimaciones de la televisión LCI, el FN obtuvo entre un 15% y un 17% de los votos, resultado enorme, comparado con lo que solía recoger en este tipo de consultas. Más de 20 millones de franceses eligieron este domingo a los consejeros generales en 2.026 cantones.

Frente a los ultras, la UMP se quedó por debajo del 20%, un porcentaje al que cabe añadir el 6% de las formaciones afines al partido de Sarkozy. Aunque, sumado, ese 25% supera con creces a los ultras en la media nacional, es para Sarkozy una pesadilla local geográfica. En unos 100 departamentos los candidatos sarkozystas han quedado eliminados. Pasará a la segunda vuelta sólo la izquierda y la ultraderecha.

Con su habitual cara risueña, el secretario general de la UMP, Jean-François Copé, aseguró que 'dada la abstención, no se pueden sacar conclusiones a escala nacional de esta votación'. Efectivamente, la abstención fue elevadísima, de alrededor del 56%. Pero la izquierda sí sacó conclusiones nacionales. Una personalidad del Partido Socialista, el eurodiputado Harlem Désir, estimó que 'se trata de una doble sanción para la UMP, una por su política y otra por haber propulsado el FN'.

El Frente de Izquierdas sube al 10%, lo mismo que los verdes

La subida de la izquierda fue meteórica. El PS alcanzó el 30% de los votos en los cantones que votaban, que eran la mitad de los que existen esparcidos por todo el territorio francés. Los ecologistas se acercaron al 10% y el Frente de Izquierdas subió a ese mismo 10%, según los sondeos a pie de urna.

Curiosamente y merece ser destacado, el ministerio de Interior procedió a contabilizar oficialmente los votos del Frente de Izquierdas en cuatro categorías separadas ('Listas dominante PCF', 'Listas dominante PG', 'Listas diversos izquierdas' y 'listas extrema izquierda'), con el efecto de diluir su resultado en las tablas que publica con mucha seriedad.

Con ese paisaje electoral, la UMP no sólo sufre una derrota, sino una auténtica catástrofe. En muchos departamentos deberá observar una segunda vuelta el FN contra la izquierda, segunda vuelta en la que será puro observador. 'No habrá alianza con la extrema derecha, porque no tenemos los mismos valores que ese partido', dijo Copé, absteniéndose también de decir si iba a llamar a votar por la izquierda en esos casos. En otros departamentos, la derecha clásica deberá enfrentarse en la segunda vuelta a la vez contra la izquierda y contra el FN, en las llamadas elecciones 'triangulares'.

Dentro de la izquierda, la fuerte subida del Frente de Izquierdas y la estabilización de Los Verdes enriquece las negociaciones de cara a la futura constitución de pactos para las elecciones legislativas y presidenciales de 2012. 'El Frente de Izquierdas ha alcanzado su objetivo de un resultado con dos cifras', clamó anoche un líder del Frente, Jean-Luc Mélenchon.