Público
Público

"En Congo hay criminales en cargos públicos y no pasa nada"

La periodista y activista congoleña está amenazada de muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Algunas de vosotras vais a morir, para cerraros la boca. Una bala en la cabeza'. Este texto fue recibido en un sms en swahili por la periodista congoleña Caddy Adzuba y dos de las compañeras con las que en los últimos años se ha dedicado a denunciar la brutal violencia que sufren las mujeres en la República Democrática de Congo. De 28 años, Adzuba, licenciada en Derecho y empleada de Radio Okaki (la emisora de la ONU), es un ejemplo perfecto del activismo de denuncia convertido en objeto de ataque e intimidación que revela el informe anual de Human Rights Watch. Ha visto a más de tres compañeros morir asesinados en los últimos cuatro años y ella misma ha tenido que salir temporalmente de su país. El pasado martes recibió en Madrid el premio de la asociación de mujeres feministas Club de las 25.

Tras las elecciones de 2006, las primeras democráticas en decenios, ¿ha mejorado la situación?

Teníamos la esperanza de que todo iría mejor y cesarían las consecuencias de la guerra. Pero, en el este del país, las violaciones a los derechos humanos, y especialmente los abusos a las mujeres, han continuado. Grupos como el Frente Democrático para la Liberación de Ruanda (FDLR) siguen cometiendo atrocidades.

Hablan de 300.000 mujeres que han sufrido violaciones, algunas de ellas horrendas.

Antes de venir a España visité a una mujer que fue atacada en su casa por los rebeldes. La violaron repetidamente delante de su familia. Forzaron a su hijo mayor a violarla. Al marido, por quejarse, le cortaron a cachitos, una oreja, la lengua... hasta que se desangró. Se la llevaron y la tuvieron como esclava sexual varias semanas. Mataron a sus cinco hijos. Cuando escapó y la encontramos en la carretera, llevaba una bolsa que olía fatal y no quería desprenderse de ella. Finalmente, pudimos comprobar que eran las cabezas de sus hijos. Esta mujer, que está absolutamente traumatizada, es sólo un caso más entre miles y miles que suceden a diario. Son torturas y abusos cuyo horror supera lo que la imaginación humana puede concebir.

'La violencia sexual nos afecta a todos, porque destruye la cadena social'

La violencia afecta a mujeres de todas las edades y procedencia social.

La víctima de violencia sexual más pequeña que hemos conocido tiene tres meses. La mayor tiene 82 años. El problema afecta a todas. Y a todos. Porque la violencia sexual destruye toda la cadena social.

¿Quiénes cometen esos abusos?

De acuerdo con mi experiencia, con lo que he visto, el 70% de las violaciones sexuales las cometen los rebeldes hutus del FDLR. El Ejército también comete abusos. Además, con la supuesta paz se han integrado en él rebeldes y bandidos de antiguos grupos armados, como el Consejo Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) de Laurent Nkunda. Así que en sus filas hay muchos ex criminales. ¡Qué digo ex! Continúan cometiendo crímenes.

Y la impunidad prevalece.

Ese es el problema. Nadie es castigado. La cultura de la impunidad continúa a todos los niveles. En el seno del Gobierno hay gente que ha cometido crímenes. Yo he denunciado cómo miembros de grupos armados acusados de graves crímenes, como Bosco Ntaganda, del CNDP, buscado por el Tribunal Penal Internacional, es un alto cargo del Ejército y no pasa nada. Por denunciar esto, he sido amenazada.

'La víctima más pequeña tiene tres meses. La mayor, 82 años'

¿Qué responsabilidad tienen países vecinos como Ruanda?

Hay todo un antiguo ejército ruandés que cruzó en 1994 a Congo con el apoyo de los cascos azules franceses. ¿Por qué no se exige al Gobierno actual de Ruanda que negocie para que esas personas vuelvan a su país?

¿A Ruanda no le interesa solucionar el conflicto?

Ruanda se beneficia de él. Exporta minerales que no tiene. ¿Desde cuándo tiene Ruanda oro o coltán? Y sin embargo, los saca de Congo. Se aprovecha de la minería. No tiene interés en firmar un acuerdo. Pero la comunidad internacional puede exigírselo.

¿Qué le pide a España, que preside la Unión Europea?

Que presionen a los gobiernos. Las embajadas occidentales no son firmes a la hora de pedir una investigación de los abusos. Sé que los países son soberanos y los extranjeros no pueden imponer sus deseos pero, cuando hablamos de violaciones masivas de los derechos humanos, la comunidad internacional no puede quedarse cruzada de brazos. Mi país recibe el 30% de su presupuesto de la ayuda exterior. Se puede condicionar la financiación.