Público
Público

Conservadores y laboristas planean un Gobierno de coalición en Irlanda

El líder del partido conservador, ganador de las elecciones, ha mantenido varios encuentros con su colega laborista para negociar las bases de su programa

EFE

El conservador Fine Gael (FG), ganador de las elecciones irlandesas, y el Partido Laborista presentan hoy los detalles de su programa para formar un Gobierno de coalición entre ambas formaciones.

Así lo confirmó la pasada madrugada el líder del FG y futuro primer ministro, Enda Kenny, después de mantener varios "cara a cara" con su colega laborista, Eamon Gilmore, y solventar la últimas cuestiones que separaban a sus partidos.

Gilmore presentará hoy los detalles del programa de Gobierno a sus bases, que decidirán en votación durante una reunión especial del partido si comparten Ejecutivo con los conservadores, como ya hicieron entre 1994 y 1997.

Ambos líderes se reincorporaron ayer a las negociaciones, después de mantener en Helsinki y Atenas, respectivamente, reuniones con sus colegas del Partido Popular Europeo, la fuerza política más numerosa en el Parlamento de Estrasburgo, y de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas

Una fiscalidad baja y la aplicación de un severo programa de recortes del gasto social son las recetas del FG para rebajar el déficit público

Con ellos han abordado una de las cuestiones más importantes para el nuevo Ejecutivo irlandés, la necesidad de renegociar los términos del rescate financiero a este país por parte de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), valorado en 85.000 millones de euros.

Kenny y Gilmore no ofrecieron hoy detalles sobre el acuerdo de Gobierno, por lo que se irán conociendo a lo largo del día cuestiones como, por ejemplo, la distribución de las carteras ministeriales, en especial la de Finanzas, que ambos partidos quieren controlar.

Tanto el FG como los laboristas reconocían la urgencia para lograr un acuerdo este mismo fin de semana, más aún cuando la UE y el FMI quieren que el nuevo Ejecutivo comience el programa de reformas económicas para cumplir con los plazos fijados.

Los dos organismos internacionales ven prioritario que Irlanda avance en el saneamiento de su sistema bancario y vaya introduciendo medidas encaminadas a reducir el déficit público hasta el 3 % del Producto Interior Bruto en 2014, en línea con las directrices de Bruselas.

Una fiscalidad baja y la aplicación de un severo programa de recortes del gasto social son, entre otras, las recetas del FG para rebajar el déficit público hasta la citada cifra en 2014.

Los laboristas, en cambio, abogan por un enfoque que combine ambas medidas y suavice el impacto de la crisis en las clases más desfavorecidas, al tiempo que prefieren extender hasta el 2016 el plazo para cumplir con las condiciones de la UE y el FMI.

El primer obstáculo para el futuro Ejecutivo podría surgir si se confirma, como adelantan los expertos, que el país necesitará más dinero de los 25.000 millones de euros depositados en el plan de rescate para hacer frente a la deuda de los bancos nacionales, la cual ha sido asumida por el Estado.

En este sentido, el Partido Laborista mantiene que los tenedores de deuda deben compartir las pérdidas, mientras que el FG insiste en renegociar el acuerdo porque considera injusto que sea el contribuyente quien tenga que afrontar las deudas adicionales de los bancos con un dinero prestado a un interés del 5,8 %.

Más noticias de Internacional