Público
Público

El Constitucional alemán estudia si la compra de deuda por parte del BCE viola su Carta Magna

El recurso de 37.000 ciudadanos fuerza una nueva deliberación de la Corte, que ya se posicionó a favor del Mede o del primer rescate a Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Constitucional alemán abre este martes una vista oral de dos días en la que evaluará si el programa de compra de deuda soberana que anunció el pasado verano el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, respeta la Constitución germana. La evaluación surgió a raíz de un recurso de la asociacion ¡Más Democracia! y que fue suscrito por más de 37.000 ciudadanos alemanes que argumentan que la medida invade competencias nacionales.

Se trata de una situación peculiar por dos motivos. Por un lado, el Constitucional ─ tras las quejas de varios diputados─ tuvo que pronunciarse en septiembre del año pasado sobre el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), que es el mecanismo creado para activar precisamente esa compra de bonos. El veredicto fue positivo al juzgar que no viola la Constitución alemana. Por otro, porque aunque Draghi anunciara una compra masiva de bonos a través del Mede para aliviar la situación de asfixia que vivían Italia y España por los intereses tan altos de sus respectivas primas de riesgo, nunca se puso realmente en marcha. El BCE sí que intervino en los mercados de deuda soberana en el verano de 2011, cuando toda la tormenta financiera se centró en Italia, ante el riesgo de que la quiebra del país transalpino se llevara por delante a toda la UE.

El recurso pone en duda, entre otros, el programa Outright Monetary Transactions (OMT), la piedra angular de las iniciativas que lanzó el pasado verano Draghi con su famoso 'haremos todo lo posible', y cuyo mero anuncio sirvió para aplacar la especulación contra la deuda soberana del sur de la eurozona. El plan contemplaba la compra ilimitada de bonos en el mercado secundario por parte del BCE para reducir la presión especulativa sobre los títulos de deuda de países como España e Italia, a cambio de que estos países se comprometieran a un severo programa de consolidación fiscal con el fondo de rescate.

No obstante, el programa ha generado una fuerte polémica en los países del norte de Europa y, especialmente, en Alemania, donde Draghi sólo logró sacarlo adelante tras presentárselo a puerta cerrada a la canciller Angela Merkel y obtener un plácet nunca público. Los críticos argumentan que con esta iniciativa el BCE se arroga competencias que exceden su estricto mandato ─que se ciñe a la política monetaria─ y dispone, en último término y sin base legal, del dinero de los contribuyentes alemanes.

'Éste es otro ejemplo más de la subrepticia transferencia de competencias a nivel comunitario sin su correspondiente fundamento jurídico''Éste es otro ejemplo más de la subrepticia transferencia de competencias a nivel comunitario sin su correspondiente fundamento jurídico', aseguró Roman Huber, director de ¡Más democracia!. Uno de los más feroces detractores del plan Draghi ha sido el Bundesbank (Banco Central de Alemania), que aunque no se ha unido al recurso de inconstitucionalidad, sí que se ha expresado en repetidas ocasiones en contra de la propuesta del BCE.

De hecho, el presidente, Jens Weidmann, declarará este martes como experto y se espera que fundamente sus reticencias, frente el alegato a favor del programa que tendrá que pronunciar el miembro alemán del Consejo del BCE, Jörg Asmussen. Este economista señaló ayer en declaraciones al diario sensacionalista alemán Bild que la paralización del 'programa de compra de bonos tendría graves consecuencias', evocando el 'riesgo de reversibilidad' azuzado por Draghi, esto es, la ruptura de la eurozona. El presidente del BCE no acudirá a la vista oral y se espera que sí esté presente en la sala el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

El Constitucional, además de pronunciarse sobre el Mede, tuvo que dar el visto bueno al rescate de Grecia en 2010 y paralizó la ampliación del fondo de rescate en 2011.