Público
Público

Correa apuntala su proyecto en Ecuador

Las elecciones pueden certificar el cambio hacia el "socialismo del siglo XXI" pregonado por Correa. La oposición denuncia fraude en varios colegios

 

PÚBLICO

Rafael Correa está tan seguro de su triunfo que dejó la posibilidad de su derrota al ámbito de lo sobrenatural. "Ya todo depende Dios y... de la voluntad final de los ecuatorianos", indicó el presidente en funciones de Ecuador a la salida del colegio electoral.

Aclamado como un ídolo de masas por centenares de seguidores, Correa anunció que, de salir elegido presidente, "continuaremos construyendo la patria grande que soñó (Simón) Bolívar, José Martí y todos nuestros grandes hombres". El líder del movimiento Alianza PAIS no se inmutó ante las críticas de opacidad y alteraciones en el censo recibidas por los candidatos opositores. "Dejemos la amargura atrás, somos un pueblo grande, podemos salir adelante, en nuestras manos está el futuro, así que, a ejercer el derecho al voto", indicó.

Las estimaciones de voto le auguran un triunfo aplastante. Si se cumplen los pronósticos, Correa logrará más del 50% de los sufragios emitidos o más de 10 puntos sobre el segundo candidato y no hará falta convocar a los ecuatorianos a una segunda vuelta.

Ante esta premonición, la opositora Martha Roldós, del Movimiento Red Ética y Democracia, se encargó desde primera hora de sembrar dudas en su electorado, al asegurar que tiene pruebas de fraude. "Todos los ciudadanos deben tomar fotos de las actas, pueden hacerlo. Hoy más que nunca debemos cuidar el proceso electoral", dijo poco después de depositar su papeleta en un centro electoral de Guayaquil.

Pero Roldós no cuenta en la carrera presidencial. Los sondeos no le auguran ni el 10%, a una distancia sideral de Correa y muy lejos del derechista Lucio Gutiérrez, candidato del Partido Sociedad Patriótica. Este ex miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército de Ecuador no perdió la oportunidad para expresar su rechazo hacia una campaña presidencial que tildó de "parcializada y deshonesta". Con una sonrisa forzada, se mostró seguro de que su "propuesta liberal forzará a Correa a acudir a la segunda vuelta".

Los 220 observadores presentes en estos comicios 120 de la UE y 100 de la OEA no encontraron indicios de irregularidades. "El proceso transcurre con normalidad", señaló uno de sus portavoces, el portugués Ribeiro de Castro. La cita de ayer está dirigida a cambiar el panorama político del país tras la aprobación en septiembre de la nueva Constitución de corte social.

Además de los 10,5 millones de ciudadanos habilitados para ejercer su voto, más de 150.000 emigrantes eligieron por primera vez en la historia a sus propios representantes.

 

Más noticias de Internacional