Público
Público
Únete a nosotros

La cumbre de Merkel, Hollande y Renzi para relanzar la UE por el 'Brexit' ignora a Rajoy

En una rueda de prensa conjunta, previa a una cena en un portaaviones militar, los tres mandatarios han hablado sobre la deriva europea tras la salida de Reino Unido de la UE.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Fotografía facilitada por el gobierno federal alemán que muestra al primer ministro de Italia, Matteo Renzi (c), el presidente de Francia, François Hollande (d), y la canciller de Alemania, Angela Merkel (i), durante su encuentro en la isla Ventotene, Italia. EFE/Guido Bergmann

ROMA.- Los líderes políticos de Alemania, Francia e Italia se han reunido este lunes para ofrecer una rueda de prensa conjunta antes de la velada que celebrarán en el portaaviones Garibaldi de la Marina Militar italiana para preparar la cumbre de la UE en Bratislava (Eslovaquia).

Sin embargo, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, no ha sido invitado a esta cita en la que se discutirá la deriva de la Unión Europea tras la salida del Reino Unido, uno de los puntos principales de la próxima cumbre a 27.

En esta rueda de prensa conjunta, los tres líderes han expuesto los temas que abordará el próximo proyecto europeo y han allanado el terreno para la reunión de Bratislava. Además, han hecho mención a la colaboración y cordialidad que existe entre los tres países.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha afirmado que es necesaria una "mayor cooperación europea" en la gestión de la crisis de refugiados e inmigrantes y reconoció que el acuerdo firmado con Turquía es "esencial" porque sin la ayuda del país, la Unión Europea (UE) no puede vencer la lucha contra los traficantes.

"La Guardia costera italiana por sí sola no puede controlar los confines marítimos", dijo Merkel, al tiempo que afirmó que "la cooperación con Turquía es esencial, de otra forma no podemos vencer la lucha contra los traficantes de seres humanos".

Merkel explicó que uno de los desafíos de la UE, que será abordado durante la reunión-cena que celebrarán los tres mandatarios, es el de los "puestos de trabajo" y el "tema del crecimiento" y "cómo poder dar trabajo y futuro a las personas".

Al respecto de una pregunta sobre el Pacto de Estabilidad y ante la posibilidad de que Italia pueda pedir una flexibilización a los límites comunitarios impuestos sobre el déficit (que son del 3 %), Merkel ha explicado que el Pacto "ya contiene puntos de flexibilidad", pero que "es la Comisión (Europea) la que se encarga de negociar con los Estados miembros".

Merkel ha reconocido además los esfuerzos de Roma en la implementación del plan de reformas estructurales y en la realización de inversiones de ajustes al recordar que Italia obtuvo en mayo pasado una concesión de la Comisión Europea (CE) "de máxima flexibilidad" sobre el déficit de 2016 que se cifró en el 0,85 % de su Producto Interior Bruto (PIB), equivalente a unos 14.000 millones de euros.

A cambio de esta concesión, la CE ha pedido a Italia un compromiso "claro y creíble" para mejorar sus cuentas en 2017 y que evite una "desviación significativa" de los objetivos de déficit, manteniéndolo bajo el 1,8 % del PIB.

Momentos después de que la canciller alemana felicitara a Italia por las reformas puestas en marcha, Renzi ha asegurado que el país "continuará con las reformas estructurales y con la reducción del déficit".

Por su parte, el presidente de Francia, François Hollande, ha afirmado que es necesario "garantizar la defensa de Europa" y "controlar las fronteras", además de subrayar que en la Unión Europea (UE) existen tres dimensiones por abordar, como son la seguridad, la economía y las ayudas a los jóvenes.

Sobre seguridad, Hollande ha hablado de la necesidad de construir "un cuadro de protección" y tener "las fronteras vigiladas", al tiempo que señaló que este aspecto ya se abordó en la anterior cumbre trilateral de Berlín y subrayó que se continuará haciendo en futuro.

El presidente de Francia ha insistido en que es necesario garantizar la seguridad en la zona Schengen, además de pedir "mayores controles", "colaboración" y "recursos" para intercambiar información a nivel informático y ha citado el ejemplo de poder investigar a aquellos que realizan propaganda yihadista o de radicalización a través de páginas de Internet.

El jefe del Estado francés también ha explicado que es necesario que Europa esté más presente en África con mecanismos de financiación para evitar la emergencia de la inmigración.

Los tres políticos se han reunido para preparar la cumbre de la Unión Europea de mediados de septiembre en Bratislava (Eslovaquia). EFE/Cesare Abbate

"Es necesario que Europa se proteja, pero también que acoja a quien se ve empujado a abandonar su país poniendo en peligro su propia vida", ha agregado Hollande aplaudiendo el dispositivo europeo "Sophia" que opera en el Mediterráneo para salvar inmigrantes.

Además, ha subrayado que "Europa tiene que ser una potencia política al servicio de la paz" al explicar que hay grandes conflictos que aún no se han resuelto como el de Siria. Sobre el drama que vive la ciudad siria de Alepo, ha instado a buscar soluciones sino se quiere que ese conflicto se convierta para Europa en "una vergüenza humanitaria".

Ante las incertidumbres que crea la salida de Gran Bretaña de la UE, Hollande ha señalado que se va a trabajar para "eliminarlas", además de insistir en que para los tres líderes hay que dar una mayor fuerza y competitividad a los países miembros.

También ha aplaudido el proyecto de inversiones diseñado por el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y que lleva su nombre, con el que la Unión Europea pretende movilizar inversiones por 315.000 millones de euros, con los que espera crear hasta 1,3 millones de empleos y sumar 410.000 millones al PIB comunitario.

Hollande también ha abogado por "intensificar" programas comunitarios educativos como el Erasmus y otros planes de movilidad de estudiantes para que los europeos y sobre todo los jóvenes aprendan a "descubrirse".

Por último, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha asegurado que la Unión Europea (UE) "no está acabada", pese a la decisión británica de romper con el bloque comunitario, al tiempo que ha asubrayado que "Europa no es el problema, puede ser la solución". "Muchos pensaban que después del brexit Europa estaba acabada, no es así", ha afirmado.

Para el primer ministro italiano la UE tiene por delante un camino que recorrer en el que los países miembros "deben trabajar para lograr una mayor integración en el sector de la defensa y de la inteligencia", al tiempo que ha afirmado que "Europa es la oportunidad más grande que tienen las nuevas generaciones".

"Nosotros pensamos que Europa no es el problema, sino que puede ser la solución. Para los populismos, sin embargo, todo es culpa de Europa. Europa es la oportunidad más grande que tienen las nuevas generaciones. No nos dejemos desanimar por el brexit", ha dicho Renzi.

"Es fácil hacer polémica y lamentarse, buscar excusas y chivos expiatorios, y Europa se convierte en el chivo expiatorio ideal. ¿Hay un problema? Es culpa de Europa", ha criticado, al tiempo que señalaba que es preciso demostrar "que Europa es paz, libertad y prosperidad".

En materia económica, para el primer ministro italiano es esencial que la UE centre su atención en "relanzar el crecimiento y las inversiones de calidad", pero también en la lucha para reducir "el paro juvenil".

Otro de los asuntos en los que el primer ministro italiano puso el acento fue en la crisis de los refugiados, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la UE en estos momentos, para subrayar que es necesario "hacer más".

"Desde principios de año hasta hoy, 102.000 personas han llegado a las costas italianas, el año pasado eran 105.000 a fecha 20 de agosto. Con Angela (Merkel) y Francois (Hollande) pensamos que se puede hacer más como Unión Europea de forma conjunta para evitar las partidas de estas personas y ayudar a los que lo necesitan", ha destacado.

Tras una visita a la isla de Ventotene, los mandatarios llegaron en helicóptero al portaaviones y mantendrán una reunión durante la cena temprana ofrecida por el Gobierno italiano y que está previsto que concluya hacia las 21:00.