Público
Público

La derecha lusa aplica el rodillo para aprobar nuevos recortes drásticos

Los conservadores no logran ningún consenso con la oposición y se valen de su mayoría absoluta para sacar adelante el plan de ajustes presupuestarios hasta 2016

EFE

Los conservadores portugueses no lograron hoy ningún consenso con la oposición, pese a las negociaciones con los socialistas, y aprobaron sólo con su mayoría absoluta el plan de ajustes presupuestarios para los próximos cinco años. El programa, que abarca un año más de la actual legislatura, prevé, entre otros recortes del gasto público, límites al endeudamiento de las administraciones y márgenes estrictos para el déficit fiscal del Estado.

El ministro de Finanzas, Vítor Gaspar, señaló que con este programa de estrategia presupuestaria Portugal reducirá su gasto público desde más del 50% del PIB que registró en 2010 a un 43% en 2016.

Además recordó que el plan forma parte de las nuevas regulaciones aprobadas por la UE para evitar futuras crisis de deuda soberana que obligan a los países a mantener unos presupuestos nacionales sostenibles.

La disciplina presupuestaria, agregó Gaspar, es también una de los obligaciones contraídas por Portugal en el rescate financiero de 78.000 millones de euros que obtuvo hace un año para evitar la bancarrota del Estado. El programa aprobado hoy prevé que Portugal empiece a crecer en 2014 y llegue a un 2,5 % en 2016, cuando el déficit fiscal, ahora del 7,5 % sin contar ajustes extraordinarios, debería situarse en un 0,5 %. La deuda lusa llegará en 2013 al 115 % del PIB, pero después comenzará a bajar progresivamente.

La votación del plan presupuestario no logró el respaldo del principal opositor, el Partido Socialista (PS), desalojado del poder en medio de la grave crisis económica que el año pasado llevó a Portugal al rescate. El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, y el secretario general socialista, Antonio José Seguro, se reunieron la semana pasada por primera vez en varios meses marcados por las discrepancias sobre la política económica conservadora.

Su encuentro alimentó la posibilidad de un entendimiento sobre la gestión de la crisis entre las dos grandes fuerzas políticas que se han turnado en el poder durante las más de tres décadas de democracia portuguesa. Además, los conservadores apoyaron el jueves una propuesta parlamentaria socialista para promover en la UE un añadido a los tratados sobre disciplina presupuestaria que defienda medidas para el crecimiento y el empleo para compensar los efectos de la austeridad y la disciplina fiscal.

Pero hoy el PS se mostró en total desacuerdo con la estrategia presupuestaria de los conservadores para los próximos años precisamente por lo que considera un exceso de recortes y falta de mecanismos que ayuden a reactivar la economía, que este año caerá más del 3 %, y luchar contra el desempleo, superior al 14 %.

Seguro se reunió hoy con los representantes de la UE y el Fondo Monetario Internacional que examinan el cumplimiento de las condiciones del rescate luso y resaltó las "divergencias cada vez más profundas" que hay entre su partido y las tesis de estos organismos y del Gobierno conservador. "La receta que se está aplicando no sirve", subrayó en declaraciones a los periodistas.

El líder socialista, que ya ha criticado, en otras reuniones con los prestamistas de Portugal, las políticas que exigen a su país, les advirtió hoy de que el Estado luso ha llegado a una "línea roja", sobre todo en el desempleo. En el debate parlamentario de hoy sobre el plan de estrategia presupuestaria, las otras tres fuerzas políticas con presencia parlamentaria (comunistas, verdes y bloque de izquierda) fueron aún más duras que los socialistas en sus críticas al programa económico conservador.

Estos tres partidos de tendencia marxista, que suman 24 de los 230 escaños de la Asamblea, pidieron la renegociación de la deuda externa de Portugal y culparon a la política de austeridad de Pasos Coelho del "hundimiento" de la economía y de la vida de los portugueses.

Desde las filas de la coalición gubernamental de centroderecha, el diputado Adolfo Mesquita acusó a los socialistas, que gobernaron de 2005 a 2011, de gastar fondos en numerosas instituciones y programas, desde la educación al turismo o la energía, que solo endeudaron al país y generaron "crecimiento cero".

Más noticias de Internacional