Público
Público

Dimite el portavoz del Departamento de Estado de EEUU

Philip Crowley criticó al Pentágono por las condiciones de detención del soldado Bradley Manning

EFE

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Philip Crowley, ha presentado hoy su dimisión por unas polémicas declaraciones en las que criticó al Pentágono por las condiciones de detención del soldado Bradley Manning, sospechoso de haber filtrado miles de documentos confidenciales de EEUU a WikiLeaks.

"Dado el impacto que han tenido mis declaraciones, por las que asumo plenamente mi responsabilidad, he presentado mi renuncia como secretario de Estado adjunto para Asuntos Públicos", ha afirmado Crowley, quien calificó esta semana el trato que da el Departamento de Defensa a Manning de "ridículo, contraproducente y estúpido".

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton,ha dicho  que aceptaba con pesar la dimisión de su portavoz, con quien, según varios medios de comunicación estadounidenses y periodistas que cubren la información del Departamento de Estado, no se ha llevado demasiado bien.

La titular de la política exterior del Gobierno de Barack Obama ha alabado, no obstante, la "profunda devoción a la política pública y diplomacia pública" de Crowley, y ha destacado el servicio que ha prestado con "distinción" a EEUU a lo largo de más de tres décadas, en uniforme militar y como civil. "Le deseo lo mejor", ha afirmado Clinton, quien ha anunciado que quien fuera hasta hace poco portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Mike Hammer, asumirá el cargo, de momento de forma interina.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció a raíz de estas declaraciones que el soldado está retenido en condiciones "apropiadas y de acuerdo con nuestros estándares". Sin embargo, numerosas organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, han criticado duramente el trato que recibe Manning, que pasa 23 horas al día en una celda sin muebles, sin almohada, sábanas u objetos personales. Además, el abogado defensor del soldado, David Coombs, aseguró esta semana que su cliente fue obligado a dormir desnudo por un "comentario sarcástico", algo que el Departamento de Defensa defiende por la propia seguridad del soldado.