Público
Público

EEUU aprende a maltratar toros: Virginia celebra su primer encierro

Los promotores del primer 'San Fermín' estadounidense quieren celebrarlo en otras diez ciudades del país. Dos mozos terminaron hospitalizados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas 4.000 personas, vestidas como marca la tradición española, con camiseta blanca y pañuelo rojo al cuello, corrieron delante de los toros en una versión estadounidense del famoso San Fermín de Pamplona. Éste fue el primer acto de lo que los promotores dicen que será un modelo de corrida que recorrerá diez ciudades de Estados Unidos.

'Fue un chute de adrenalina', dijo Cat Jones, una joven de 22 años, ingeniera, que viajó desde Nueva York a Petersburg (Virginia) para correr delante de los astados. Jones dijo que le gustó tanto la experiencia de la mañana que pagó 30 dólares para correr, de nuevo, por la tarde.

Los primeros seis encierros fueron realizados cada uno con unos 500 mozos, perseguidos por doce toros. El último contó con 24 astados y unos 700 corredores.

Al menos tres mozos fueron atendidos por contusiones Unas 8.000 personas acudieron a ver los encierros, según Rob Dickens, cofundador y gerente de la firma Great Bull Run, con sede en Boston. La mayoría de quienes se apuntaron tenían entre 18 y 40 años, y un 40% eran mujeres.

Pero no todo fueron experiencias positivas en la carrera. Dos mozos tuvieron que ser trasladados al hospital con contusiones, según Great Bull Run. Otro fue atendido tras ser derribado y pisado por otros participantes. Todos los corredores tuvieron que firmar un documento que absolvía a los organizadores de responsabilidad en caso de lesión. Dickens dijo que lo que atrajo a los participantes era 'hacer algo peligroso y vivir para contarlo'.