Público
Público

EEUU conocía las torturas y los abusos de la policía egipcia

Wikileaks revela cables diplomáticos estadounidenses sobre la represión

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Un despacho "confidencial" de la embajada de Estados Unidos en El Cairo del 15 de enero de 2009 que ayer divulgó Wikileaks señala que quienes sufren peor tratamiento en las dependencias policiales egipcias son los delincuentes comunes y, en menor medida, los presos pertenecientes a la Sociedad de los Hermanos Musulmanes, el grupo islamista que cuenta con un nutrido apoyo popular en todo Egipto.

"El abogado X [nos] contó que el Gobierno de Egipto es más reacio a torturar a islamistas, incluidos los miembros de los Hermanos Musulmanes, porque estos insisten en realizar declaraciones políticas y mantienen contacto con ONG internacionales que pueden crear problemas al régimen", dice el despacho.

Algunos blogueros refirieron a los diplomáticos el caso de un detenido que fue "gravemente torturado con descargas eléctricas y tuvo que ser hospitalizado. Sin embargo, las fuerzas de seguridad dejaron de torturarlo cuando comenzó a cooperar [con la policía]".

Un segundo despacho "confidencial" de la embajada de EEUU también recoge las sospechas de la existencia de prácticas de tortura y maltrato por parte de la policía egipcia contra delincuentes comunes y detenidos islamistas.

El despacho fechado el 31 de enero de 2010 detalla las actas de varias reuniones que celebraron funcionarios de la embajada con responsables egipcios de la seguridad interior en las que estos aseguraban que en las prisiones del país no se cometen abusos. Sin embargo, el mismo despacho explica que fuentes independientes de confianza indican justamente lo contrario.

Por una parte, el director de la seguridad del Estado del Ministerio de Interior, Hassan Abdel Rahman, dijo a los diplomáticos estadounidenses que "en los diez últimos años" no se había maltratado a ningún prisionero y "no han existido problemas con las condiciones de las cárceles".

Por su parte, Wael Aboulmagd, un alto funcionario del Ministerio de Exteriores egipcio que lleva los asuntos relativos a los derechos humanos, dijo a los estadounidenses que el Gobierno del presidente Hosni Mubarak "se toma en serio el asunto de la brutalidad policial y ha incrementado el número de procesamientos... por tortura y maltratos". Esta última frase contiene un reconocimiento explícito de que se practica la tortura.

A continuación, en el mismo despacho, un diplomático estadounidense realiza la siguiente apostilla: "Abogados de derechos humanos de confianza creen que la brutalidad policial sigue siendo un hecho omnipresente y cotidiano en los centros de detención del Gobierno de Egipto, y que el ministro de Interior se ha adaptado al creciente interés de la prensa y los blogueros en la brutalidad policial ocultando los abusos y presionando a las víctimas para que no los denuncien".

Más noticias de Internacional