Público
Público

ELECCIONES PRIMARIAS EN ARGENTINA Incertidumbre en Argentina por el resultado final de las elecciones

El Gobierno de Mauricio Macri ha ganado al menos en diez de los 24 distritos del país, mientras la expresidenta Cristina Fernánez de Kirchner, que se presenta como senadora nacional por la provincia de Buenos Aires, ha declarado su victoria en esta jurisdicción aun cuando el escrutinio provisorio la sitúa a 0,08 puntos del candidato oficialista, Esteban Bullrich.

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 9

La expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, candidata a senadora por Unidad Ciudadana, saluda a sus seguidores en el búnker de campaña en Buenos Aires tras conocer los resultados electorales de las primarias en Argentina. EFE/David Fernández

Muchos argentinos se despertarán este lunes estupefactos ante el giro político que han desvelado los resultados de las elecciones primarias celebradas este domingo en el país.

Durante las primeras horas del recuento de votos, parecía que la coalición gobernante de Mauricio Macri había arrasado incluso en la provincia de Buenos Aires, donde competían como candidatos al Senado la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el representante del Gobierno para disputarle la victoria, el exministro de Educación, Esteban Bullrich.

“Esta generación va a cambiar la historia para siempre. Estamos empezando a recorrer los veinte mejores años de la Argentina.”, sentenció Macri antes de retirarse como el gran vencedor.

Hubo que esperar hasta muy avanzada la madrugada para descubrir que Fernández conseguía revertir la tendencia y se situaba finalmente a 0,03 puntos de la alianza oficialista Cambiemos en la principal jurisdicción del país, que alberga el 38 % del padrón nacional.

Personas votando este pasado domingo en Buenos Aires. REUTERS/ Marcos Brindicci

En ese momento, la exmandataria se presentó finalmente ante sus seguidores. Eran las 3:45 am.

“Nunca pensé que iba a tener que pedirles perdón a todos los argentinos por este bochorno que hoy hemos vivido en nuestro país”, sostuvo.

Bajo la sospecha de que hubo manipulación en el conteo, la expresidenta acusó al Gobierno de hacer “un inmenso papelón internacional”.

“Lo que hoy vivimos no lo vi nunca en ninguna elección. Lo que se merecían era conocer el resultado de las elecciones en la provincia de Buenos Aires. Y ese resultado es que hemos ganado (con) Unidad Ciudadana”, añadió.

Para cuando Fernández terminó su discurso, la brecha con el aspirante oficialista al Senado se había ampliado a 0,08 puntos, con el 95,6 por ciento de los votos escrutados.

El secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, advirtió poco antes que el escrutinio provisorio se detendría en el 95 por ciento, por lo que habrá que esperar a que la justicia comience en 48 horas el conteo definitivo para ofrecer los resultados finales.

El resto del país

La alianza electoral de la expresidenta, Unidad Ciudadana, no pudo en cambio consagrar su triunfo con la lista de diputados en la provincia de Buenos Aires al quedar a dos puntos de conquistar la Cámara Baja, pero habría logrado un triunfo histórico al imponerse de momento en la provincia de Santa Fe, una jurisdicción donde gobernaba el socialismo desde 2007.

En todo caso, Argentina ha otorgado un reconocimiento nada desdeñable al Gobierno de Mauricio Macri. Dieciocho meses de gestión no sólo no han desgastado al Ejecutivo, sino que lo ha instalado como la principal fuerza a nivel nacional.

Cambiemos se apodera de las provincias del centro-oeste del país, como Córdoba, La Pampa y Mendoza.

El oficialismo también ha destronado en Neuquén al partido que llevaba 55 años gobernando en esa provincia, el Movimiento Popular Neuquino. Otro feudo en manos de los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá desde el retorno de la democracia en 1983, San Luis, ha pasado a manos oficialistas.

La capital argentina, donde Macri gobernó entre 2007 y 2015, ha dado un respaldo histórico a una de las figuras claves del Ejecutivo, la diputada Elisa “Lilita” Carrió, que arañó casi el 50 por ciento de lo votos.

El presidente también se impone en la provincia de Santa Cruz, que desde 1983 estuvo en manos del peronismo y era considerada la cuna del kirchnerismo, desde donde saltó a la presidencia el fallecido Néstor Kirchner.

Mauricio Macri, presidente de Argentina, deposita su voto en una urna este pasado domingo en Buenos Aires. REUTERS/ Marcos Brindicci

En el Norte, la coalición gobernante ha conseguido vencer en Jujuy, una provincia que mantiene encarcelada desde hace más de un año y medio a una dirigente social, Milagro Sala, sobre la que pesan cargos de corrupción. Por su detención preventiva, el Gobierno de Macri recibió una reprimenda de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de un comité de la ONU, que exigieron su puesta en libertad.

En todo el territorio, la alianza de Macri ha superado las 8,3 millones de papeletas, con más del 37,2 % de los sufragios emitidos. Aunque no se presentaban en todo el país, las dos siglas asociadas al kirchnerismo, Unión Ciudadana y Frente para la Victoria, rozan los 6,9 millones de votos con el 30,5 % del caudal electoral.

Otra de las sorpresas de la noche ha venido de la mano del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), que ha obtenido un resultado sin precedentes en su historia. Con 1,4 millones de votos, este partido de izquierdas ha duplicado el número de respaldos que obtuvo en la última convocatoria electoral, alcanzando más del 6 % de los sufragios.

Los resultados de estas elecciones se dirimirán en la justicia, lo que calentará el debate electoral de cara a las elecciones legislativas que se celebrarán el próximo 22 de octubre, cuando se renovarán la mitad de los escaños de la Cámara de Diputados y un tercio de los asientos del Senado.