Público
Público

"Elegid: o ella muerta o todos nosotros muertos"

La violencia frustra los últimos rescates en la zona cero. La ONU exigió a los bomberos evacuar la zona en la que se oían disparos. Decretado el estado de emergencia hasta final de mes y un periodo de duelo nacional de 30 dí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Elegid: o ella muerta o todos nosotros muertos', dijo ayer el jefe de los cascos azules encargado de la seguridad de un equipo de bomberos de Castilla y León, que había acudido a rescatar a una mujer en una de las zonas más peligrosas de Puerto Príncipe. Los cascos azules habían recibido la orden de evacuar todo el área, incluyendo a los equipos de rescate, por temor a disturbios. Momentos antes se habían oído disparos, que procedían de presos que se habían escapado de una cárcel cercana y robado después las armas.

'No podemos irnos, la mujer está viva, podemos rescatarla', se quejaron los bomberos españoles ante el apremio de los cascos azules para que abandonaran la zona. Alrededor, cientos de haitianos esperaban expectantes el rescate, pero los cascos azules exigieron a los españoles que salieran de allí. La joven, que llevaba seis días atrapada bajo el cadáver de su madre, no pudo ser rescatada. 'Ya le hemos quitado todos los escombros que tenía encima, pero sólo hemos dejado su cara al descubierto. Cuando nos hemos ido, nos ha mirado con los ojos desorbitados', relató el jefe del equipo de bomberos.

'No podemos irnos, la mujer está viva', se quejaron los bomberos

'Nosotros tenemos que irnos de aquí; por favor, tenéis que sacar vosotros a esta mujer', gritó un bombero español a los haitianos que estaban mirando. 'No', le respondió un joven.

Sin agua, exhaustos, sin comida, y rodeados de desolación, los haitianos no tienen ya fuerzas para retirar toneladas de hierros retorcidos y cemento sólo con sus manos. Apenas si consiguen no sucumbir ellos mismos. La resignación es la norma; la vida no tiene ya ningún valor en Puerto Príncipe.

Los cadáveres que continúan apareciendo bajo los escombros son transportados a fosas comunes. Se calcula que cerca de 70.000 han sido enterradas desde el día del terremoto, según cifras facilitadas por el secretario de Estado para la Alfabetización, Carol Joseph. Asimismo, el Gobierno ha decretado el estado de emergencia hasta final de mes, además de un periodo de duelo nacional de 30 días que terminará el próximo 17 de febrero.

La misión de rescate española no fue la única anulada por Naciones Unidas. Otras tuvieran que ser replegadas de la zona cero del terremoto, debido a que ya han empezado los disturbios. En la carretera que une la ciudad con el campo base de los equipos de rescate, se veía muchos camiones que hacían el camino de vuelta.

Los equipos de rescate han hallado a 70 personas con vida

Estados Unidos reconoció ayer que los brotes de violencia, aunque son casos aislados, dificultan las tareas humanitarias en Haití. 'Hay casos aislados, pero nos preocupan y tendremos que hacer frente a ese problema', declaró a la CNN el teniente P.K. Keen, quien coordinalas tareas de rescate del Ejército norteamericano.

Las condiciones en las que trabajan los socorristas son muy duras. A ello se suman las miradas cada vez más duras de muchos haitianos que empiezan a acumular resquemor por cómo se organiza su trabajo. Los equipos de rescate son enviados muchas veces primero a inspeccionar los lugares donde se cree que puede haber extranjeros.

El grupo de bomberos que intentó rescatar a la chica sepultada había sido enviado antes a buscar supervivientes a la universidad de Puerto Príncipe, donde estudiaban unos 2.000 alumnos. La razón es que la policía canadiense informó a sus cascos azules de que estudiantes de esa nacionalidad se encontraban en un edificio del campus cuando éste se derrumbó el martes. 'Mi hermano estudiaba allí', relató un joven haitiano, que llevaba días esperando la aparición de los equipos de rescate.

El 60% de la zona afectada ya ha sido rastreada

El fallido rescate de la joven tocó el ánimo de los bomberos de Castilla-León, que ya han empezado a planear su regreso. Cuando mañana se cumple una semana del seísmo, las posibilidades de hallar supervivientes son escasas, aunque algunas personas siguen apareciendo bajo los cascotes. Socorristas colombianos rescataron ayer a la propietaria francesa del hotel Montana.

Elisabeth Byrs, portavoz de la oficina humanitaria de la ONU, OCHA, dijo ayer a Efe que el 60% de la zona afectada ya ha sido rastreada. Los equipos de rescate han hallado a 70 personas con vida. Su esfuerzo ha merecido la pena.

El error

Fuentes de la embajada de España en Haití informaron ayer de que el cuerpo hallado el sábado en las ruinas del edificio de la ONU al que se atribuyó la identidad de Pilar Juárez Boal, funcionaria española de la Comisión Europea, no corresponde en realidad a esta ciudadana de 53 años.

Desaparecida

La funcionaria europea está en la lista de desaparecidos desde el martes, cuando la sede de las Naciones Unidas en Puerto Príncipe se derrumbó a causa del terremoto. Juárez se encontraba en el edificio celebrando una reunión de trabajo.

'Segunda de la UE'

Juárez, 'la segunda' de la embajada de la UE en Haití, es una funcionaria volcada en los asuntos de cooperación y ayuda humanitaria, según su familia.

Repatriación

La familia de la funcionaria europea había anunciado ya su intención de enterrar sus cenizas en el cementerio de La Granja (Segovia), su lugar de nacimiento donde pasaba largas temporadas.

La vida vuelve a Haití

La otra cara de la moneda la pusieron ayer un equipo de médicos del SAMUR de Madrid, que ayudó a nacer a un niño en Puerto Príncipe. La cesárea fue complicada, no sólo por la escasez de medios, sino también porque la madre, una joven haitiana, había sufrido una parada respiratoria y convulsiones.

José María

Es el nombre con el que han bautizado al niño, en honor al anestesista que atendió a la madre durante el parto.

Amputaciones

Los sanitarios españoles desplazados a Haití trabajan codo con codo con otros profesionales procedentes de Chile, Cuba y Venezuela. Están tratando, sobre todo, traumatismos graves, amputaciones, fracturas abiertas y heridas infectadas.