Público
Público

Los enfrentamientos en Egipto dejan ya 20 muertos en todo el país

Detractores de Mohamed Mursi han atacado la sede de la Hermanad a la que pertenecía el presidente con bombas incendiarias y piedras

AGENCIAS

Al menos dcoe personas durante el asalto a la sede central de los Hermanos Musulmanes en El Cairo por parte de opositores al presidente Mursi, que han logrado tomar el edificio, informaron a Efe fuentes médicas. Con estas nuevas víctimas, se eleva a 20 el número de fallecidos desde anoche en todo el país.

El ataque sobre la sede de la Hermandad islamista -a la que pertenecía el presidente egipcio hasta que asumió el cargo- comenzó anoche con el lanzamiento de cócteles molotov y piedras por parte de los manifestantes, mientras los ocupantes del edificio trataron de defenderlo durante la tarde y la noche la sede, aunque finalmente han abandonado la sede tras violentos enfrentamientos.

Tras hacerse esta madrugada con el control del edificio, ubicado en el barrio de Muqatam, en la periferia de El Cairo, los manifestantes han quemado todas las plantas de la sede y han causado graves daños materiales.Las oficinas han sido saqueadas y los asaltantes se han llevado de ellas equipos electrónicos, mobiliario como sillas y mesas, y documentos del grupo.

En declaraciones a la agencia oficial Mena, un portavoz de la cofradía acusó a los agresores de haber hecho explotar al menos dos bombonas de gas en la entrada del edificio y de haber disparado contra la sede, lo que causó heridos. Testigos presenciales han informado de que los atacantes han lanzado bombas incendiarias y piedras contra la sede del grupo islamista al tiempo que los guardias, atrincherados en el interior, abrían fuego en respuesta.    Un portavoz de los Hermanos Musulmanes ha explicado que han decidido evacuar la sede y ha denunciado los intentos de los manifestantes de subvertir los resultados que dieron la victoria a Mursi en las elecciones presidenciales de hace un año.

La oposición ha rechazado la oferta de diálogo del presidente de Egipto, Mohamed Mursi, e insiste en pedir su dimisión, tras una jornada de movilización nacional que se ha saldado con la muerte de al menos siete personas y más de 600 heridos, pero que sacaron a la calle a millones de egipcios en las movilizaciones más masivas desde la caída del régimen de Mubarak.

Cientos de manifestantes continúan su protesta en la Plaza Tahrir contra Mursi, después de haber pasado la noche en tiendas de campaña, como hicieron para derrocar a Hosni Mubarak tras haber pernoctado en tiendas de campaña en la emblemática plaza.

El movimiento "Tamarrud" (Rebelión), organizador de la movilización y que asegura haber recogido 22 millones de firmas para pedir la dimisión del presidente, ha desoído el llamamiento al diálogo de Mursi y le ha dado un ultimátum para que presente su dimisión y convoque nuevas elecciones.

Tiene como plazo hasta este martes a las 17.00 hora local (15.00 horas en España). Si no lo hace, el grupo llama a comenzar una campaña de desobediencia civil, según un comunicado difundido hoy en su página web. "Ya no es posible una solución intermedia y no hay alternativa al final pacífico del poder de los Hermanos Musulmanes, representado en Mursi, y al llamamiento a elecciones anticipadas", señaló "Tamarrud", antes de pedir a la policía, el ejército y la justicia que "tome partido de manera clara" por sus demandas.

La noche acabó con enfrentamientos en distintos puntos del país que causaron al menos siete muertos, aunque las informaciones sobre la cifra de víctimas son todavía confusas.

Pese a la violencia -de menor escala de lo que se había temido-, los ánimos no habían decaído esta mañana en Tahrir. Uno de los manifestantes, Abu Suwar, explicó a Efe que no ha dormido "ni un segundo" esta noche y añadió que no se moverá de Tahrir hasta conseguir la dimisión del presidente.
Pequeños grupos de opositores llevan pancartas con la leyenda "Erhal" (Vete) escrita en ellas, mientras buena parte del resto trata de dormir en las tiendas o bajo cualquier sombra.

Una acampada similar tiene lugar junto al palacio presidencial de Itihadiya, mientras que los partidarios de Mursi continúan, por cuarto día consecutivo, con su concentración en favor de la legitimidad del presidente en el barrio cairota de Ciudad Naser.

Las concentraciones convocadas ayer con motivo del primer aniversario del mandato de Mursi sacaron a la calle a cientos de miles de personas en todo el país (fuentes no oficiales hablan de millones) en un ambiente mayoritariamente festivo y pacífico.

Sin embargo, entrada la noche estallaron enfrentamientos entre seguidores de Mursi y opositores, principalmente en la ciudad meridional de Asiut, y frente a la sede central de los Hermanos Musulmanes en El Cairo.

Más noticias de Internacional