Público
Público

Entran en el cuartel de Seguridad egipcio para conservar pruebas contra Mubarak

Cientos de manifestantes acceden al edificio para evitar que el Gobierno destruya la documentación de relevancia

EFE

Unos 2.500 egipcios han entrado en el cuartel de los servicios de la Seguridad del Estado, órgano de represión del régimen de Hosni Mubarak, en el noreste de El Cairo, informó la agencia oficial, Mena.

Los manifestantes accedieron al edificio, ubicado en el barrio de Madinat Nasr, para buscar documentación de relevancia antes de que sus responsables la quemen o destruyan, según la fuente.

Los presentes corearon consignas como "¿Dónde está la libertad entre nosotros y la Seguridad del Estado?", "Todo el pueblo dijo basta ya, la Seguridad del Estado debe ser pisoteada" y "La principal demanda de los revolucionarios es que la Seguridad del Estado debe caer".

Numerosas personas se han congregado ante el edificio durante todo el día para pedir la disolución de estos servicios. Posteriormente intentaron entrar, pero el Ejército lo impidió con el despliegue de soldados, apoyados por vehículos blindados y carros de combate.

Cientos de ellos lo consiguieron en otras sedes de ese cuerpo de seguridad como las ubicadas en Guiza y en 6 de octubre, en el oeste de la capital, donde varios agentes dispararon sin causar víctimas contra los manifestantes.

"La principal demanda de los revolucionarios es que la Seguridad del Estado debe caer" Esta mañana, las Fuerzas Armadas evacuaron a primera hora otro cuartel de la Seguridad del Estado, en la zona de Ramla en Alejandría, con un resultado de 21 agentes resultaron heridos el viernes por la noche al irrumpir una multitud en el inmueble.

La eliminación de ese aparato de seguridad es una de las principales demandas de los manifestantes tras la renuncia del presidente Mubarak el 11 de febrero y la dimisión el jueves pasado del primer ministro Ahmad Shafiq, designado por el ex jefe del Estado.

Este sábado comenzó el juicio contra el exministro del Interior Habib al Adli, detenido en prisión preventiva, por presunto blanqueo de dinero y enriquecimiento ilícito. Al Adli, una de las figuras más odiadas del régimen de Mubarak por significarse en la represión policial, se declaró inocente ante la corte, que decidió posponer la vista hasta el próximo 2 de abril.

Más noticias de Internacional