Público
Público

Los estudiantes británicos continúan con su revuelta

Cerca de 3.000 personas protestan contra la subida de matrículas universitarias 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de estudiantes británicos protagonizaron hoy en Manchester y Londres una nueva jornada de protestas callejeras contra el aumento de las matrículas universitarias y el recorte del gasto público que sufrirán las universidades.

Alrededor de 3.000 personas, una cifra muy inferior a la esperada por los convocantes, se presentaron en Manchester en una movilización pacífica que sólo tuvo algunos incidentes al final. Un grupo minoritario de estudiantes se desligó de la marcha para dirigirse al centro de la ciudad, donde se las vieron con la policía.

Un centenar de ellos superó el bloqueo y entró en un centro comercial. Se dirigieron a la tienda de Vodafone, que tuvo que cerrar sus puertas inmediatamente, para gritar: '¡Pagad los impuestos!' Grupos de activistas acusan a ésta y otras grandes compañías de recibir un trato de favor del Ministerio de Hacienda en el pago de los impuestos.

Los manifestantes se enfrentaron a los agentes de seguridad privada y se produjeron varias peleas. La policía llegó con retraso y realizó varias detenciones.

El líder del principal sindicato estudiantil sufrió las iras de un grupo minoritario. Aaron Porter, presidente del Sindicato Nacional de Estudiantes, tuvo que ser protegido por algunos policías. Los disidentes piden la dimisión de Porter por considerarlo demasiado moderado. 'Tú también eres un tory', le gritaban.

Porter suele aparecer en las entrevistas televisivas con traje y corbata, una imagen muy diferente a la de los estudiantes, y su lenguaje parece alejado de la rabia que se aprecia en las protestas.

Un sindicato de enseñantes participó en el mitin con el que se cerró la marcha. Sally Hunt, del sindicato de profesores UCU, acusó al Gobierno de David Cameron de 'haber declarado la guerra a los jóvenes'. 'Han traicionado a toda una generación' de estudiantes, dijo en el estrado.

El Gobierno ha aprobado una subida de matrículas que permitirá a las universidades cobrar hasta 10.500 euros al año en el caso de los centros más caros. Es posible que a causa de la fuerte polémica suscitada ninguno se decida a llegar tan lejos. La Universidad de Oxford, principal candidata a aplicar la mayor tasa, se está pensando exigir una cantidad algo menor, en torno a 9.500 euros, pero la decisión final no está tomada.

Moritz Kaiser, de doble nacionalidad británica y alemana, explicaba al Telegraph la situación en que quedan muchas familias: 'Yo iba a estudiar aquí, pero ahora pienso volver a Alemania para hacerlo. Allí la matrícula cuesta sólo 500 euros [al año] y además tienes un pase de autobús gratuito'.

Hasta ahora, los sindicatos han preferido reservar fuerzas para el futuro. Todas las protestas contra la política económica del Gobierno han quedado limitadas a los estudiantes.

 

Más noticias de Internacional