Público
Público

El exceso de amputaciones en Haití desata duras críticas

Escándalo por las imágenes de una fiesta de médicos puertorriqueños

 

PÚBLICO

En las críticas jornadas que siguieron al terremoto de a Haití, en medio de la escasez de medicamentos y de la urgencia por tratar a decenas de miles de heridos, los médicos que asistían a las víctimas practicaron muchas amputaciones de miembros. Algunas voces médicas se han alzado en los últimos días contra lo que consideran un 'exceso' de amputaciones un tratamiento de último recurso y la práctica sistemática de una 'medicina de guerra'.

'He visto fracturas simples de brazo tratadas por medio de la amputación, mientras que podrían haberse curado', dijo al diario francés Le Monde el doctor François-Xavier Verdot, cirujano ortopédico y enviado con el equipo de los bomberos franceses. El doctor consideró que cuando las amputaciones son efectuadas 'como guillotinas' el riesgo de infección es enorme porque el hueso queda al descubierto.

'He visto fracturas simples tratadas con amputaciones', dice un cirujano

Verdot criticó también que la ausencia de una cirugía secundaria dejará a las víctimas con unos muñones sobre los cuales será imposible colocar luego una prótesis que les ayude a rehacer sus vidas.

'¡No estamos en guerra! ¡Podemos volver y hacer un seguimiento de los pacientes!', se quejaba Sophie Grosclaude, otra joven cirujana francesa que escuchó, en conversaciones con colegas estadounidenses, cómo estos alegaban que en un país 'tan pobre' y sin capacidad de seguimiento médico era más fácil optar por una solución limpia y definitiva: amputar un miembro.

Médicos de EEUU justifican la práctica porque Haití es un país muy pobre

Organizaciones como Dolor Sin Fronteras y Handicap International preparan programas para asistir a los miles de amputados que requerirán cuidados especiales.

A la polémica desatada por el exceso de amputaciones, se sumó ayer el escándalo protagonizado por un grupo de médicos puertorriqueños. En unas fotografías difundidas por Facebook, se ve a los facultativos en una fiesta, bebiendo, fumando y portando armas de fuego prestadas por soldados dominicanos. En otras imágenes, los médicos aparecen retratados junto a pacientes haitianos con miembros amputados y con una sierra entre las manos, con la que se supone que realizarían nuevas operaciones.

Tal es el revuelo que se ha montado en el país puertorriqueño, que el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, ha mostrado su malestar por las escandalosas imágenes. 'Vamos a buscar nombre, dirección y teléfonos de los médicos que aparecen en las fotos, que son crudas e insensibles y los vamos a publicar en la prensa para que se puedan explicar', aseguró Schatz.

El presidente del Senado anunció también que se pondrán en contacto con el Gobierno dominicano para pedir responsabilidades a los militares que dieron armas a los galenos puertorriqueños.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Eduardo Ibarra, advirtió de que el Comité de Ética podría tomar medidas contra los médicos que salen en las fotos, entre los que hay varios colegiados.

'Es muy triste lo que está pasando y el daño que esto le puede causar a Puerto Rico en el extranjero', reconoció Ibarra. 'Es patético. Esperamos que tengan una explicación; que digan que fue una fiesta después de trabajar 48 horas o algo así que pueda ser justificado', concluyó.

Más noticias de Internacional