Público
Público

Ferrocarriles galos piden perdón por contribuir a la deportación de judíos

El presidente de la empresa pública se disculpa por el papel que desempeñaron los trenes en Francia a la hora de transportar judíos a los campos de exterminio

PUBLICO.ES / EFE

La compañía de ferrocarriles en Francia jugó un papel importante en la deportación de judíos durante la ocupación nazi del país en la Segunda Guerra Mundial. Por todo ello, Guillaume Pepy,el presidente de SNCF, la empresa pública de ferrocarriles galos, ha pedido perdón.

Es la primera vez que un dirigente de la SNCF pide disculpas por haber transportado a casi 76.000 judíos entre 1942 y 1944, hechos que le han valido varias denuncias de familiares de deportados.

Pepy pronunció un emocionado discurso en la estación de ferrocariles de Bobigny, a las afueras de París, desde donde partieron los últimos trenes cargados de judíos con destino a los campos de concentración.

Entre los asistentes estaba la ex presidenta del parlamento Europeo Simone Veil,víctima del genocidio nazi

"Aunque a la fuerza, nuestra empresa llevó esos trenes hasta la frontera (...) Quiero expresar mi profundo dolor y el arrepentimento de la SNCF por las consecuencias de esos actos", aseguró el presidente de la empresa, que reconoció que fue "un rodamiento de la maquinaria nazi de exterminación".

Entre los asistentes al homenaje estaba la ex presidenta del Parlamento Europeo Simone Veil, que junto con su madre y su hermana fue embarcada en un tren en Bobigny camino del campo de Auschwitz en abril de 1944.

En total, entre 1943 y 1944 más de 20.000 judíos fueron deportados desde la estación de Bobigny, que tomó el relevo de la de Le Bourget, utilizada desde 1942, un cambio con el que los ocupantes pretendían hacer más discretos los viajes a los campos de exterminio.

La SNCF ha cedido los terrenos de la estación, actualmente abandonada, para construir te abandonada, un lugar de memoria de la deportación.

Medios franceses han relacionado la petición de perdón de la SNCF con las críticas que la empresa ha recibido en Estados Unidos, donde opta a la concesión de líneas de alta velocidad en Florida y California.

Más noticias de Internacional