Público
Público

Francia insta a la OTAN a destruir el armamento pesado de Gadafi

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, secundado por su homólogo británico, culpa a la Alianza de "no hacer lo suficiente en Libia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia y Gran Bretaña criticaron ayer con extrema dureza la pasividad de la Alianza Atlántica y de la Unión Europea en Libia. Mientras, la OTAN manifestaba su interés por la mediación de la Unión Africana (UA) en Libia.

Cierto es que el fin de la crisis no se vislumbra cercano. Incluso un desertor del régimen de Muamar Gadafi como el exministro de Asuntos Exteriores libio Musa Kusa advierte ahora de la 'somalización' que amenaza a su país, que puede quedar dividido.

El excanciller libio Musa Kusa asistirá hoy en Doha a una reunión sobre Libia

El primero en abrir fuego ayer contra la Alianza Atlántica fue el jefe de la diplomacia francesa, Alain Juppé. Desde París, consideró que la OTAN 'debe desempeñar plenamente su papel', algo que no hace 'lo suficiente'. Se trata de que la Alianza Atlántica 'destruya las armas pesadas que ahora bombardean Misurata', añadió Juppé.

En lo que pareció un reproche por la plena asunción de poderes de la Alianza hace dos semanas en Libia que frustró la comandancia de facto que buscaba Nicolas Sarkozy, el presidente francés, Juppé subrayó: 'La OTAN quiso tomar la dirección militar de las operaciones y nosotros lo aceptamos'.

William Hague, el homólogo británico de Juppé, no tardó en secundarlo. Como si la intervención en Libia fuera un mero asunto técnico de contribución de fuerzas, remachó que su país había proporcionado cuatro cazabombarderos Tornado hace unos días 'capaces de golpear blancos en suelo que amenazan a la población libia'. Se apoyó en ello para espetar que 'sería bienvenido que otros países hicieran lo propio'.

España no ha aceptado las críticas y apoya la labor de la Alianza Atlántica

Hague y Juppé aprovecharon una reunión de cancilleres de la UE en Luxemburgo para echar un rapapolvo a los 21 socios europeos de la OTAN, especialmente a España y Holanda, cuyos cazabombarderos se limitan a controlar la zona de exclusión aérea.

Madrid no aceptó la reprimenda. Por boca del secretario de Estado de Asuntos Europeos, Diego López Garrido, aseguró que 'no hay nada que revisar en este momento' y que la labor de la OTAN 'se desarrolla bien'. Italia, por su parte, sigue esperando el debate parlamentario antes de ordenar la entrada en acción de sus cazabombarderos.

El secretario general de la OTAN también se defendió. Anders Fogh Rasmussen, declaró: 'Quiero ser franco; una acción militar por sí sola no resolverá la crisis en Libia'.

Rasmussen respondió a las críticas subrayando que 'desde el sábado por la mañana, la aviación de la OTAN ha efectuado casi 300 vuelos' y 'destruido 49 tanques, nueve blindados, tres baterías antiaéreas y cuatro búnkeres de arsenales'.

En realidad, Londres y París intentan utilizar la noción de 'protección del pueblo libio', reconocida por la ONU, para tratar de apoyar a los que empiezan a perfilarse como nuevos grupos de poder en Libia.

París ha reconocido al Consejo Nacional de Transición (CNT) de Bengasi, dándole autoridad sobre todo el suelo libio. Londres pareció ayer dar su apoyo al exministro de Exteriores y exjefe de inteligencia de Gadafi, Musa Kusa, sospechoso de estar detrás de varios atentados terroristas, en particular el de Lockerbie.

Kusa, tras refugiarse en Londres en marzo y ser interrogado por los servicios de inteligencia británicos, ha obtenido libertad de maniobra total de Londres. Ayer anunció que se desplazará a Doha(Qatar) para la reunión de hoy del grupo de contacto sobre Libia, donde probablemente reiterará su temor de una 'somalización' del conflicto.

Varios responsables británicos han afirmado que Kusa 'puede proponer soluciones donde otros no lo logran'.

El CNT ha mostrado su irritación, señalando claramente a través de su portavoz, Mustafa Gheriani, que 'no hay ningún nexo' entre Kusa y los insurgentes.

Los hombres fuertes del CNT, que cuentan con el apoyo de Bernard Henry-Lévy (un intelectual famoso en Francia que impresiona a Sarkozy), han hecho saber que rechazan la oferta de mediación de la UA.

La organización africana insistió ayer. Reiteró su oferta de alto el fuego e hizo 'un llamamiento insistente al CNT para que coopere plenamente, por los intereses superiores de Libia'.