Público
Público

Francia niega ser el blanco del atentado de El Cairo

Egipto ofrece dos versiones sobre la bomba que mató a una joven francesa

A. PÉREZ

La diplomacia de París insistió este lunes en descartar que los franceses fueran el blanco del atentado del domingo por la tarde en un céntrico zoco de El Cairo. Un bombazo cuyas víctimas fueron, en su inmensa mayoría, miembros de un grupo de unos 60 adolescentes galos en gira turística.

Las informaciones sobre las circunstancias del ataque que ocurrió cerca de la mezquita Al Hussein y a la entrada del bazar Jan al Jalili caían con cuentagotasy no exentas de contradicciones.

Según el primer balance, una adolescente francesa de 17 años murió a consecuencia de las heridas sufridas por la explosión del artefacto de fabricación artesanal y otras 24 personas resultaron heridas. Diecisiete de ellos pertenecían al mismo grupo de estudiantes que la fallecida. También un alemán, tres saudíes y tres egipcios resultaron heridos.

La primera versión oficial, en boca de la Policía egipcia, indicó que la explosión en medio del grupo fue provocada por 'un artefacto explosivo de fabricación artesanal, al parecer lanzado desde un tejado hacia la zona de los cafés'.

Esa versión fue corroborada el lunes por varios testigos del atentado, citados por medios audiovisuales franceses. Pero, al mismo tiempo, El Cairo modificó sustancialmente su primera versión.

El que es el primer atentado en masa contra turistas occidentales desde 2006 en Egipto, según esa nueva versión, podría haber sido realizado con dos granadas ocultas bajo un banco de piedra de la plaza Al Hussein, una de las cuales estalló. Esa segunda versión no precisó el mecanismo de detonación de la carga al paso del concurrido y ruidoso grupo de adolescentes franceses.

En París, el presidente Nicolas Sarkozy publicó a última hora del domingo un comunicado para expresar su 'profunda emoción' y transmitir su 'entera confianza' a las autoridades egipcias 'para esclarecer totalmente las circunstancias de este drama'.

El portavoz francés de Exteriores, Eric Chevalier, insistió en que 'no tenemos ninguna razón para pensar que las víctimas de este atentado fueran un blanco deliberado en razón de su nacionalidad'.

No obstante, el Quai dOrsay modificó sus consejos a los viajeros para invitarlos a que eviten los 'lugares concurridos' turísticos de Egipto. La Fiscalía Antiterrorista de París abrió una investigación e inició los interrogatorios de unos 50 franceses afectados por este ataque, que regresaron en un vuelo y fueron mantenidos alejados de la prensa.

En El Cairo, las autoridades anunciaron la detención de tres sospechosos y el interrogatorio de otras quince personas. El lugar de los hechos, que ya había sido blanco de un atentado antioccidental en abril de 2005, fue acordonado por completo por la Policía.

A falta de reivindicación del atentado, el ritmo de hipótesis sobre su autoría era frenético en París, alimentado por los muchos asuntos sobre los que este ataque puede tener repercusión y que van de la negociación entre israelíes y palestinos en El Cairo, amenazada por Al Qaeda y alentada por París, hasta el conflicto de Darfur.

 

Gaza

En un mensaje internet titulado 'Sacrificios de Gaza y complots', interceptado a primeros de febrero por la inteligencia norteamericana, el egipcio Aymán al Zawahiri, número dos de Al Qaeda, exigió 'a los musulmanes' un 'levantamiento en masa o individual' contra 'la campaña de los cruzados y los sionistas.

bajas civiles

'Sólo será demolida o desalentada [la campaña cruzada] si sufren bajas civiles y materiales', proclamaba Al Zawahiri en el mensaje, que mezclaba imágenes de niños muertos en Gaza ,y de los presidentes egipcio y francés.

Más noticias de Internacional