Público
Público

El G-8 se reúne sin consenso sobre la actuación en Libia

Francia sigue sin convencer al resto de países para iniciar una acción militar conjunta contra Gadafi

AGENCIAS

Los países del G-8, el grupo de los países más industrializados más Rusia, han iniciado este martes su cumbre ministerial de Exteriores con las consecuencias del terremoto que ha asolado Japón y el debate sobre la necesidad de llevar a cabo una intervención militar en Libia como asuntos principales de la agenda.

Antes de la apertura oficial de la reunión el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, adelantó que hasta el momento no ha convencido al resto de integrantes de ese grupo (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia) para emprender una operación militar en el país magrebí.

Sus declaraciones llegan tras la cena de trabajo mantenida ayer en el Ministerio de Exteriores y la recepción que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ofreció a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y al resto de participantes.

El ministro francés explicó, pese a ello, que sí se ha alcanzado un compromiso para reactivar "inmediatamente" las discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU "para acentuar la presión" sobre el régimen del líder libio, Muamar al Gadafi.

Francia, presidenta de turno del G-8 por sexta vez desde la creación del grupo en 1975, indicó este lunes que ha convencido al resto de miembros para que gran parte de los trabajos se centren en en los países del norte de África y Oriente Medio, con atención especial a Libia.

La cita se produce apenas 24 horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU abordara sin éxito el debate sobre la imposición de una zona de exclusión aérea en Libia, como promueven Francia y Reino Unido.

No obstante, está previsto que el día comience abordando la situación en Japón tras el terremoto y el tsunami posterior del pasado viernes, así como la preocupación causada por los daños a las centrales nucleares del país. Juppé afirmó hoy que la situación es "extremadamente grave" y consideró también que el riesgo por el accidente nuclear es "extremadamente elevado".

Del titular nipón de Exteriores, Takeaki Matsumoto, asistente a esta cita, se espera que indique la manera en que se puede ayudar al país a sobreponerse de los efectos de ese seísmo de 9 grados en la escala de Richter, por el que según las últimas cifras oficiales hay al menos 2.722 personas muertas y 3.742 desaparecidas.

A lo largo de esta jornada se discutirá también sobre el proceso de paz en Oriente Medio, estancado desde el pasado septiembre, así como sobre el refuerzo de la cooperación internacional en materia de lucha contra el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva.

Más noticias de Internacional