Público
Público

Gadafi manda otro emisario a Grecia buscando una salida de Libia

El coronel intensifica los contactos con Occidente pero no cede terreno a los rebeldes de Bengasi

PÚBLICO.ES/Reuters

El dictador libio Muamar Gadafi ha intensificado los contactos con Occidente desde la semana pasada para tratar de pactar un exilio, pero mientras tanto se niega a frenar los ataques sobre los rebeldes de Bengasi.

Ayer, el viceministro de Asuntos Exteriores, Abdelati Obeidi, viajó a Atenas para transmitir el mensaje del coronel al primer ministro griego, Georgios Papandreu, de que Libia quería poner fin a los combates.

"Parece que las autoridades libias están buscando una solución", dijo a periodistas el ministro de Asuntos Exteriores, Dimitris Droutsas, quien aseguró que el mismo emisario viajaría a Chipre y Malta.

Sin embargo, no hay ninguna señal de lo que Trípoli podría estar dispuesto a ofrecer, más allá de una voluntad de negociar, para poner fin a una guerra que se ha empantanado en la ciudad petrolera de Brega en el este y que está dejando a miles de civiles atrapados en el oeste.

Esta mañana, un buque turco llegó a Bengasi con 250 personas heridas a bordo que habían sido rescatadas en Misurata. Apenas evacuadas las víctimas, la nave partió rápidamente de nuevo porque un gran número de civiles estaban agolpándose en el muelle para huir por mar.

"Es una situación muy difícil [...] Tuvimos que salir antes de lo que esperábamos", dijo el responsable consular turco Ali Akin, después de que el barco se detuviera a recoger más heridos en el este del bastión rebelde de Bengasi.

Mientras tanto, los combates pasan por un momento incierto. Ni las tropas de Gadafi ni las desorganizadas fuerzas rebeldes han sido capaces de avanzar por el este, a pesar de que los bombardeos de la OTAN. Ahora mismo los enfrentamientos se centran en la cudad petrolera de Brega.

Los rebeldes tratan de reorganizarse para volver a emprender la reconquista de las ciudades perdidasAyer se hablaba de la posibilidad de que Saif al Islam, uno de los hijos de Gadafi, hubiera ofrecido la salida del poder de su padrea cambio de que él mismo se encargara de guiar la transición política. Es complicado que los rebeldes aceptenuna oferta así, ya que su primera exigencia es la salida de toda la familia del dictador.

En las últimas horas, los rebeldes han tratado de reorganizarse, montando un "equipo de crisis" con el ex ministro del Interior de Gadafi como su jefe de las operaciones militares.

"Estamos reorganizando nuestras filas. Hemos formado nuestra primera brigada. Está completamente formada por desertores militares y personas que volvieron del repliegue", declaró a Reuters el ex mayor de la Fuerza Aérea Jalid al Libie en Bengasi.

Más noticias de Internacional