Público
Público

Georgia se prepara para su últimas elecciones presidenciales directas

Concurren 25 candidatos, aunque la principal batalla, según los pronósticos, se librará entre los exministros de Exteriores Salomé Zurabishvili y Grigol Vashadze.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Salomé Zurabishvili acude a las elecciones como candidata independiente apoyada por el partido gobernante, Sueño Georgiano

Los georgianos viven este sábado una jornada de reflexión ante las últimas presidenciales directas en el país a las que concurren 25 candidatos, aunque la principal batalla, según los pronósticos, se librará entre los exministros de Exteriores Salomé Zurabishvili y Grigol Vashadze.

De conformidad con la reformada Constitución georgiana, los comicios de mañana serán los últimos en los que el jefe del Estado será elegido por votación directa, ya que en 2024 la elección del presidente será prerrogativa de los 150 miembros del Parlamento y de 150 compromisarios designados por las administraciones locales.

Zurabishvili acude a las elecciones como candidata independiente apoyada por el partido gobernante, Sueño Georgiano, con mayoría constitucional en el Parlamento, siendo esta la primera vez en la historia del país que el partido del poder no presenta a un candidato propio.

Su principal rival, Vashdze, es el abanderado del Movimiento Unido Nacional (MUN), del proscrito y apátrida expresidente Mijaíl Saakasvili, quien abandonó el país hace cinco años. "Si gana Zurabishvili, se mantendrá el curso prooccidental de Georgia", señala el profesor de la Universidad del Cáucaso, Petre Mamradze, quien ve las elecciones de este domingo como el ensayo general de las parlamentarias de 2020.

Según el experto, existe la posibilidad de una segunda vuelta, pero "posiblemente, la movilización de los recursos del partido gobernante" en favor de la exdiplomática, "hará que todo se decida en la primera ronda". Vashadze, en opinión del analista, tiene menos posibilidades que Zurabishvili para ocupar la jefatura del Estado al verse perjudicado por el apoyo a Saakshvili y su muy probable regreso a Georgia en caso del triunfo del candidato del MUN.

"Eso motivará a votar a los detractores del expresidente que, sin ser seguidores de Zurabishvili, acudirán a las urnas para impedir el retorno de Saakashvili, conscientes del riesgo de desestabilización que acarrearía tal paso", agregó.

Todas las encuestas señalan a Zurabishvili y Vashadze como los principales favoritos a la victoria entre los 25 aspirantes a la Presidencia, aunque difieren en quién será finalmente el ganador. Según un sondeo realizado por Edison Research por encargo del canal de televisión privado Rustavi-2, el 26 % de los electores darán mañana su voto a Vashadze, dejando a Zurabishvili en el segundo lugar con el 14 % de los apoyos.

Al mismo tiempo, otra encuesta, efectuada a petición del partido gobernante, sitúa a Zurabishvili en el primer puesto con el 54 % de los votos, muy por encima de su rival, quien obtendría el 11 por ciento de los sufragios. El mandato del próximo presidente, que tendrá funciones exclusivamente representativas, fue alargado de 5 a 6 años, a fin de que en 2024 la elección del jefe del Estado coincida con el inicio de la nueva legislatura.

Con los comicios del domingo concluirá la conversión de Georgia de república presidencialista en parlamentaria, proceso que se inició en 2011. En estas elecciones se desplegarán cerca de 1.100 observadores extranjeros de 58 organizaciones, a los que se sumarán 21.918 observadores nacionales, según la Comisión Electoral Central del país.

Un total de 3.558.437 votantes están convocados a la cita electoral y, si ninguno de los candidatos obtiene el 50 % más un voto, en el plazo de tres semanas se realizará una segunda vuelta.