Público
Público

"Si el Gobierno no cumplía nos matarían de tres en tres"

El marinero del Alakrana, Gaizka Iturbe ha declarado esta mañana como testigo en el juicio contra los piratas en la Audiencia Nacional.

El marinero del Alakrana, Gaizka Iturbe, ha relatado este viernes en la Audiencia Nacional el maltrato físico y mental de sus secuestradores durante los 47 como cautivos frente a las costas de Somalía. Ha señalado que los captores les iban a matar "de tres en tres" si el Gobierno español "no cumplía con sus exigencias".

Iturbe, declaró como testigo en el juicio que la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional inició hoy contra los presuntos piratas Abdu Willy y Raageggesey Hassan Haji. El marinero tuvo que interrumpir su declaración en varias ocasiones.

Entre los peores momentos de su vivencia, el marinero destacó cuando los piratas se enteraron de que los militares españoles habían apresado a Willy y Haji. "No se me olvidará en la vida, se me quedó grabado, cargó el arma y no nos mató porque otro le paró, se puso histérico", dijo sobre ese momento.

Varíos días después, cuando ya se encontraban fondeados frente a las costas de Somalia, los piratas les sentaron a todos en cubierta y empezaron a disparar ráfagas de ametralladores a escasos centímetros de sus cabezas. "Cuando terminó ellos se reían. Media hora más tarde nos dijo que íbamos a llamar para despedirnos de nuestras familias porque si el Gobierno no cumplía con sus exigencias íbamos a ir muriendo de tres en tres", relató emocionado el testigo.

Otro de los momentos más tensos fue cuando se les acercó el mercante ucraniano "Ariana", otro secuestrado, para suministrarle combustible. Iturbe explicó que los apresados del mercante estaban en pésimas condiciones, llevaban mucho tiempo sin comer . A bordo iba una niña de catorce años y un bebé. "Unos días después nos dijeron que el bebé y un tripulante habían muerto de hambre y que la niña había sido violada", dijo.

Iturbe señaló que uno de los piratas les confesó que "uno de los que había apresado la fragata Canarias ", en referencia a Willy y Haji, "era su hermano".

Abdu Willy yRaageggesey Hassan Haji, quienes llegaron escoltados por dos policías, se enfrentan a 220 años de cárcel acusados de 36 delitos de detención ilegal, por los 36 tripulantes del atunero y de un delito adicional de robo con violencia.

Más noticias de Internacional