Público
Público

Google no logra ablandar al Gobierno chino

Pekín advierte de que las compañías que operen en China deben acatar la ley

ANDREA RODÉS

La amenaza de Google de retirarse del mercado chino si Pekín no le permite ofrecer sus servicios de búsqueda en Internet sin censura no ha ablandado al Gobierno chino.

Un comunicado del responsable de la Oficina Información del ejecutivo chino, Wang Chen, dejaba ayer bien claro que las empresas tecnológicas que operen en el país deben cooperar en el control estatal de Internet, sin hacer referencia al caso de Google.

Google denunció ataques en Gmail contra activistas y disidentes chinos

La compañía estadounidense ha denunciado una serie de ciberataques originados desde China , 'concretos y muy sofisticados', que tenían como objetivo principal las cuentas de correo electrónico de diversos activistas de derechos humanos y disidentes políticos, usuarios del servicio de correo de Google, Gmail.

Wang recordó la importancia de acabar con 'páginas pornográficas, ciberataques, fraudes y rumores falsos que ponen en peligro la seguridad en Internet', un argumento utilizado por Pekín para cerrar cada año centenares de webs.

Mensajes y chats de apoyo a la compañía desaparecen de la red casi enseguida

'Nunca, desde la masacre de Tiananmen en 1989, ha existido duda ninguna entre los líderes chinos sobre la necesidad de guiar o controlar la opinión pública con el fin de mantener el orden social', opina David Bandurski, director de China Media Project, una plataforma on-line que estudia el desarrollo de los medios de comunicación. 'Internet se ha convertido hoy en el principal punto de mira del Partido Comunista para controlar a la opinión pública', añade.

El portavoz del Ministerio de Exteriores, Jiang Yu, trató de convencer en vano a los periodistas en una rueda de prensa a primera hora de la tarde de que 'Internet en China es libre y el Gobierno chino promueve el desarrollo de la Red'. Añadió también que las empresas extranjeras que quieran hacer negocios en China son bienvenidas, 'siempre y cuando respeten la ley', en una referencia indirecta a Google, que ha decidido marcharse de China si no puede ofrecer sin censura los servicios de su buscador.

Estos días, decenas de chats y comentarios escritos por cibernautas chinos para aplaudir la postura de Google o debatir sobre la censura desaparecen de Internet por arte de magia, un claro ejemplo de la eficacia de la ciberpolicía china.

Pekín ha invertido millones de recursos para desarrollar el sistema de censura y control de Internet más sofisticado del mundo y conocido como Great Firewall, (El Gran Cortafuegos). Sin embargo, la presión que ejercen los 360 millones de usuarios del país es cada vez mayor. Prueba de ello fue la decisión del Gobierno chino el verano pasado de posponer indefinidamente un proyecto de ley que obligaba a todos los ordenadores nuevos a llevar instalado un sofisticado programa de censura.

Más noticias de Internacional