Público
Público

Grecia recrudece la persecución de inmigrantes sin papeles

El gobierno griego ha puesto en marcha la operación 'Zeus Xenios' y ya ha detenido a 6.000 personas. Human Right Watch denuncia que la Policía está arrestando "sólo por el color de piel"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ahogada y azotada por la crisis económica, gran parte de la población griega ha visto caer en picado su nivel de vida en los últimos años y la miseria se ha apoderado de grandes zonas de las ciudades helenas. Y son precisamente los inmigrantes sin papeles los que más sufren el paro y los recortes sociales.

Con 18 diputados en el Parlamento, el partido de extrema derecha Amanecer Dorado sigue acumulando fuerza en la calle gracias a los mensajes racistas, populistas y xenófobos que lanza a una sociedad cada vez más desesperada. Su última iniciativa ha consistido en repartir comida a los más necesitados en el centro de la Plaza Sintagma, la misma que antes ocupaban sindicatos e indignados. Sin embargo, ese reparto se restringía sólo a aquellos que, DNI en mano, demostraran que eran ciudadanos griegos.

Con este caldo de cultivo en las calles y un descontento creciente contra los recortes, el Gobierno de coalición presidido por el conservador Antonis Samaras ha decidido lanzarse a la caza del inmigrante en un intento de recuperar la credibilidad perdida con mensajes de defensa del orden público frente al crimen y la inmigración ilegal. Para ello, ha puesto en marcha la operación 'Zeus Xenios', basada en redadas masivas en los barrios populares de las ciudades para detener a personas indocumentadas y expulsarlas del país.

La Policía esposa a dos personas inmigrantes durante una redada en el centro de Atenas. Yorgos Karahalis (REUTERS) 

Esta operación ya se ha cobrado 6.000 arrestados. De entre ellos, sólo se ha podido presentar cargos contra 1.500 por entrada ilegal en Grecia y serán deportados a su país de origen. El Gobierno ha llenado las calles de policías y está enviando patrullas para detener a las zonas donde se concentra más inmigración. Según ha denunciado hoy la ONG Human Rights Watch, los últimos días la Policía detiene a los sospechosos basándose simplemente en 'su apariencia física'.

HRW recuerda que las expulsiones en masa están prohibidas por la ley internacional

En un comunicado, la ONG indica que 'Grecia tiene derecho a hacer respetar sus leyes de inmigración y, tras un proceso justo, deportar aquellos que no tengan derecho a permanecer en el país. Pero no tiene derecho a tratar a la gente como criminales o aventurar su estatus de irregularidad sólo por su raza o etnia', criticó Benjamin Ward, subdirector de HRW para Europa y Asia Central.

'La Policía griega debe tener un motivo específico para detener y preguntar a la gente, aparte de la apariencia de su origen nacional. Las expulsiones en masa están estrictamente prohibidas por las leyes internacionales', recordó la ONG en su nota. 'Grecia también está obligada legalmente a no deportar a refugiados a países donde puedan ser perseguidos o se arriesguen a ser torturados'.