Público
Público

Un grupo de golpistas en Mali asegura tener en su poder al presidente y primer ministro

Defensa confirma que el contingente español está a salvo. La Unión Africana exige la inmediata liberación del presidente Ketia y los miembros de su gobierno arrestados. El Consejo de Seguridad de la ONU se reúne de urgencia este miércoles.

Opositores celebran las noticias sobre un supuesto golpe militar en la plaza de la Independencia de Bamako. El cartel dice:: Fin de Francia y su gobernante.' REUTERS/Rey Byhre
Opositores celebran las noticias sobre un supuesto golpe militar en la plaza de la Independencia de Bamako. El cartel dice:: "Abajo Francia y su gobernante." REUTERS/Rey Byhre

público/efe

Los militares malienses que este martes protagonizaron un golpe de estado en Bamako afirman tener en su poder al presidente de Mali, Ibrahim Bubacar Keita, así como a su primer ministro, Bubu Cissé.

Uno de los militares amotinados en el cuartel de Kati, desde donde partió el golpe esta mañana, dijo a los periodistas que las dos máximas autoridades de la república están en su poder, sin dar más precisiones.

Lo cierto es que el presidente y el primer ministro estuvieron ausentes durante las largas horas que duró lo que parecía un motín y luego se transformó en golpe de estado.

Incluso un comunicado supuestamente firmado por Cissé esta misma tarde, que apelaba al diálogo con los golpistas, fue puesto en duda por los observadores y atribuido a personas de su entorno que trataban de ocultar la gravedad de la situación.

Al parecer, una parte del ejército maliense se ha mantenido fiel a la legalidad y no se ha sumado a la supuesta intentona golpista, por lo que la situación sigue confusa en el país.

La noticia del aparente triunfo del golpe se expandió inmediatamente por la capital, por cuyas principales avenidas circulan vehículos militares, y en donde miles de personas salieron a las calles en actitud festiva, celebrando lo ocurrido, que aparentemente ha tenido lugar sin derramamiento de sangre.

Los militares ocuparon puntos estratégicos de Bamaki. Mientras, grupos de personas han asaltado el palacio presidencial, al tiempo que se especulana sobre el traslado de Keitia y su primer ministro a un cuartel a las afueras de Bamako.

Contingente español, a salvo

El ministerio de Defensa ha confirmado que el contingente español desplazado a Mali está a salvo. Son casi 300 militares españoles los que integran la misión de asesoramiento para formar el Ejército de Mali.

Mientras, la Guardia Civil se encarga de un proyecto de adiestramiento de las policías de los cinco países del Sahel en la lucha contra el yihadismo islámico y la inmigración ilegal. Es la misión GAR-SI Sahel que está destinada a crear unidades de acción rápida en Mauritania, Malí, Níger, Burkina Faso, Chad y Senegal con la participación de Francia, Portugal e Italia. En Malí hay un comandante coordinador y tres guardias.

Francia ha condenado este martes con firmeza el "motín" registrado por la mañana en Mali y ha reconocido su fuerte "inquietud" por los acontecimientos. La antigua potencia colonial tiene destinados en el Sahel 5.100 militares dentro de la Operación Barkhane contra el extremismo islamista regional.

Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU

El presidente de Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, también condenó este martes "enérgicamente" el golpe de Estado en Mali y exigió a los golpistas la "liberación inmediata" del presidente maliense, y de otros miembros del Gobierno.

"Condeno enérgicamente cualquier intento de cambio anticonstitucional y pido a los amotinados que cesen todo uso de la violencia y el respeto por las instituciones republicanas", manifestó Mahamat en su cuenta de Twitter.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha convocado una reunión para este miércoles por la crisis en Mali.

Condenas europeas

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, advirtió por su parte de que un golpe de Estado "nunca es la solución a una crisis, por muy profunda que sea", escribió Michel en su cuenta de la red social Twitter.

También el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, condenó el golpe de Estado y rechazó "cualquier cambio anticonstitucional", al tiempo que llamó al diálogo y pidió evitar una mayor desestabilización de Mali y la región.

El gobierno de España expresó también su "rechazo a cualquier ataque violento a las instituciones de la República de Mali", en la misma línea.

Pero pese a todas estas condenas y a la falta de apoyos exteriores, los golpistas parecen contar con el apoyo popular, a juzgar por las muestras de alegría expresadas por la multitud que esta tarde invadió muchas avenidas de Mali, confraternizando con ellos.

Escenas de alegría

Escenas festivas compartidas a través de los teléfonos móviles mostraron numerosos ejemplos de celebración espontánea de los hechos, que hacen pensar que los golpistas cuentan por el momento con el apoyo de buena parte de la opinión pública

El golpe acaece tras varias semanas de gran inestabilidad en Mali, con protestas multitudinarias para exigir la renuncia del presidente, en el cargo desde 2013. Los manifestantes le reprochan su incapacidad para afrontar la crisis económica, el auge de un grupo insurgente yihadista, los conflictos intercomunitarios y las influencias de Francia y Rusia.

La tensión étnica y la violencia entre los distintos grupos es casi estructural en Mali en las últimas décadas, y se ha exacerbado por la incapacidad del gobierno central de desarmar a las decenas de milicias activas en toda la mitad oriental del país.

Este mismo martes un joven miembro uno de los varios "grupos de autodefensa" enfrentados contra el movimiento separatista tuareg fue asesinado en un mercado por un árabe maliense. El autor fue interceptado por una multitud y golpeado hasta la muerte y más tarde quemado por la turba, sin que nadie hiciera nada por impedirlo.

Más noticias de Internacional