Público
Público

La guerra de religión en Yemen puede abortar el acuerdo nuclear entre Teherán y Occidente

La decisión de Riad y de otros países árabes de intervenir en el conflicto yemení agrava el sectarismo religioso entre suníes y chiíes que sacude el polvorín de Oriente Próximo.

Yemeníes se reúnen cerca a un vehículo incendiado supuestamente perteneciente a combatientes Houthi. EFE/STRINGER

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

JERUSALÉN.- La intervención militar que ayer inició Arabia Saudí en el Yemen “para defender el gobierno legítimo” ha posicionado a numerosos países de la región del lado de los saudíes en el quinto conflicto que enfrenta a suníes y chiíes en la actualidad: en Irak, Siria, Líbano y ahora Yemen, además de Bahrein.

Los pequeños países del Golfo Pérsico han sido los primeros en apoyar la intervención saudí, con excepción de Omán, que se abstiene deliberadamente. También se han sumado otras potencias regionales suníes como son el caso de Egipto o incluso Paquistán, todos ellos deudores de las opulentas arcas de Riad.

Tanto Arabia Saudí como Israel nunca han ocultado que quieren abortar el acuerdo sobre el
programa nuclear iraní


La intervención liderada por los saudíes ocurre apenas cinco días antes de que el próximo martes expire el plazo que las potencias occidentales se han fijado para alcanzar un acuerdo sobre el programa nuclear iraní, que se negocia intensamente en Suiza, un acuerdo que tanto Arabia Saudí como Israel nunca han ocultado que quieren abortar a toda costa.

Los saudíes desean poner fin al imparable avance hacia el sur de la minoría huthi, que en enero tomó la capital Sanaa y en febrero forzó la huida del presidente Abd Rabbu Mansur Hadi hacia la ciudad de Adén. Riad confirmó anoche que Hadi se encuentra en Arabia Saudí y viajará a Egipto para participar en una cumbre árabe.

Tanto Hadi como otros miembros de su gobierno habían pedido repetidamente, y especialmente en las últimas horas, una intervención militar árabe para frenar a los huthi, pertenecientes a una secta chií que según los suníes están recibiendo apoyo militar de Teherán, algo que niegan los iraníes.
El prolongado conflicto de Yemen era hasta ahora una guerra clientelar en la que Arabia Saudí apoyaba a los suníes e Irán a los chiíes, pero la intervención directa de los saudíes y la coalición que éstos han logrado establecer indica que se ha convertido en un conflicto regional en el que de alguna manera se ven implicadas las potencias occidentales.

Estados Unidos está ofreciendo a los saudíes “apoyo logístico y de inteligencia” en
este nuevo conflicto


Estados Unidos está ofreciendo a los saudíes “apoyo logístico y de inteligencia” en este nuevo conflicto que confirma que las peculiares alianzas entre los agentes. Así, mientras iraníes y norteamericanos están del mismo lado en Irak, se encuentran en distintos frentes tanto en Siria como en Yemen, por poner dos ejemplos.

En la ciudad suiza de Lausanne, donde se celebran las negociaciones acerca del programa nuclear, las dos partes confían en que antes de fin de mes habrán rubricado un acuerdo, lo que abunda más en la situación esquizofrénica que se da el teatro diplomático y militar.

Teherán condenó ayer las nuevas hostilidades y exigió el fin de las operaciones militares al tiempo que advertía que la intervención saudí va a alimentar el sectarismo religioso que ya sacude a otros países de la región.

Los huthi, que viven principalmente en el norte y constituyen aproximadamente un tercio de la población de Yemen, están activos desde los años noventa pero adoptaron una actitud más beligerante a raíz de la invasión americana de Irak en 2003. Más recientemente han combatido tanto a las fuerzas gubernamentales como a los yihadistas de Al Qaeda que, después de haber sido expulsados de Afganistán, han establecido en Yemen su principal base.

La bandera de los huthi ha sido la lucha contra la corrupción endémica en Yemen, aunque una parte de los suníes se quejan de que han aprovechado esta coyuntura para abusar de su fuerza. Los huthi cuentan, sin embargo, con el apoyo de las tropas suníes leales al anterior presidente, Alí Abdallah Saleh, que es rival del actual presidente. En realidad, las fuerzas de seguridad del país se encuentran muy divididas en cuanto a su lealtad.

Los saudíes han movilizado desde ayer a 150.000 soldados y un centenar de aviones, según la cadena de televisión Al Arabiya. Además Riad cuenta con apoyo militar de varios de los países integrados en la coalición.

La situación puede
agravarse aún más si
Arabia Saudí decide lanzar una invasión terrestre


Reunidos en el balneario egipcio de Sharm al Sheij, los ministros árabes han acordado “adoptar el importante principio de formar una fuerza militar árabe unificada”, declaró ayer el secretario general de la Liga Árabe, Nabil Elaraby. “La misión de esta fuerza será la intervención militar rápida para lidiar con las amenazas contra la seguridad de las naciones árabes”.

Los países que han decidido la creación de la fuerza militar son suníes, por supuesto, y está claro que ven la amenaza en Irán y en los chiíes en general. De hecho, esta no ha sido la primera ocasión en que un grupo de países suníes han intervenido directamente contra los chiíes, pues algo semejante ocurrió recientemente en Bahrein, donde también Arabia Saudí lideró una coalición que tenía por misión asentar al gobierno de Bahrein que detenta la minoría suní.

La situación puede agravarse aún más si Arabia Saudí decide lanzar una invasión terrestre, una posibilidad que sería arriesgada pero no debe descartarse. De hecho, un portavoz militar declaró anoche que el ejército de Riad está “preparado” y que esto ocurrirá “si es necesario” aunque matizó que estos momentos no existe un plan específico para desencadenar una ofensiva de esa naturaleza.
Lo más destacado de ayer, desde el punto de vista militar, fue el bombardeo aéreo de barrios residenciales de Sanaa, la capital que tomaron los huthi en enero. En los bombardeos no solo participaron aviones saudíes sino también de otros países de la coalición, registrándose un número de víctimas no precisado.

Más noticias de Internacional