Público
Público

Hollande: más recortes, menos PIB

La Auditoría Nacional echa un jarro de agua fría al presidente galo y advierte que tendrá que hacer "recortes sin precedentes"

REUTERS

El presidente francés, François Hollande, elegido en mayo bajo la promesa de evitar el aumento de las medidas de austeridad, se vería obligado a hacer duros recortes y otras medidas de ahorro en el sector público para alcanzar el objetivo de déficit europeo, según afirmó la oficina de la Auditoría Nacional este lunes.

Los economistas han advertido durante meses que el vacilante crecimiento económico ha ido creando un agujero en los ingresos del estado, pero Holande mantuvo el problema en secreto hasta que obtuvo la presidencia y su partido socialista encabezó las elecciones parlamentarias en junio.

Ahora, Hollande se arriesga a hacer enfadar a los franceses, así como a los aliados de izquierda y los sindicatos, ya que la oficina de Auditoría estimó que serán necesarios más de 33.000 millones de euros de ahorro para el año que viene y un 3% del objetivo de déficit.

"El país está en zona de peligro por su economía y sus finanzas públicas. No se puede descartar la posibilidad de una espiral de deuda", asegura Didier Migaud, presidente de la Corte de Auditores. "2013 es un año crucial. La ecuación presupuestaria va a ser muy dura, mucho más de la esperada, debido al empeoramiento de la situación económica".

De este modo, añade Migaud, "fallar en los objetivos de déficit dañaría la credibilidad de Francia y podría causar un incremento de deuda insostenible, haciendo imposible financiarse por unas cotas de interés asumibles".

A pesar de algunos progresos el año pasado en recortar el déficit, Francia ha permanecido rezagada en términos de reforma de las finanzas públicas. Mientras la mayoría de la zona euro igualaba los recortes el año pasado, Francia echaba mano de incrementos de impuestos para estabilizar su déficit en 2011 en el 5'2%, muy por encima del 3'8% de la media europea. El gobierno confiará de nuevo unos 7.500 millones de euros en aumentos de impuestos, principalmente sobre las ricas y grandes corporaciones, en un presupuesto revisado de 2012.

Sin embargo, para 2013 parecen inevitable llevar a cabo impopulares recortes en bienestar y empleos en servicios públicos. Al menos eso es lo que afirma la Corte, que asegura que el tiempo correrá en contra de la insistencia de Hollande de que su gobierno mantendría a todos los empleados del gobierno fijos.

"Requerirá recortes sin precedentes en el gastos público y el incremento de los impuestos", afirmó Migaud, antes de añadir que "si el gobierno quiere algún espacio de maniobra, necesita recortar a los miembros de su equipo".

Más noticias de Internacional