Público
Público

La frontera de Irun se reabre para los camiones aunque los incendios en Francia siguen avanzando

Los vehículos pesados de mercancías tenían impedido el paso debido al gran incendio declarado en el norte del departamento de Las Landas, que afecta a la autopista A-63.

Los bomberos trabajan para contener un incendio en Belin-Beliet, mientras los incendios forestales continúan propagándose en la región de La Gironda, en el suroeste de Francia.
Los bomberos trabajan para contener un incendio en Belin-Beliet, mientras los incendios forestales continúan propagándose en la región de La Gironda, en el suroeste de Francia. STEPHANE MAHE / REUTERS

Francia ha reabierto la frontera de Irun (Gipuzkoa) con el país para los vehículos pesados de mercancías. Los camiones tenían impedido el paso debido al gran incendio declarado en el norte del departamento de Las Landas, que afecta a la autopista A-63.

Las restricciones para camiones comenzaron este miércoles por la tarde cuando las autoridades francesas cerraron para ellos el paso fronterizo de Biriatou, que une España y Francia por autopista. Aunque durante la noche del jueves se reabrió la circulación, a las siete de la mañana se ha vuelto a cerrar.

Las colas continuaban durante el mediodía en esta zona, donde han alcanzado los seis kilómetros sentido a Francia y los siete dirección a Bilbao debido a los camiones que intentaban cruzar sin éxito y retornaban de nuevo hacia España. La reapertura se debe al viento, que ha parecido más favorable.

Unas 10.000 personas han sido evacuadas en la zona por precaución

Los bomberos han indicado que el avance de las llamas se ha detenido ligeramente con respecto a la víspera. La Prefectura (delegación de Gobierno) ha explicado que las condiciones meteorológicas son "difíciles".

"La vegetación del suelo está extraordinariamente seca tras más de un mes sin lluvia. Las temperaturas se esperan de 40 grados y deben seguir así hasta el sábado, junto con la sequedad del aire, lo que genera un severo riesgo de que se avive el fuego", ha señalado en un comunicado la mañana del jueves.

Unas 10.000 personas han sido evacuadas en la zona por precaución, ante el riesgo de que el fuego pueda afectar zonas habitadas. El área ya fue pasto de un gran incendio hace dos semanas, que arrasó unas 12.000 hectáreas de bosque. La primera ministra, Elisabeth Borne, ha anunciado que visitaría la zona en la tarde del jueves acompañada del responsable de Interior, Gérald Darmanin.

Más noticias de Internacional