Público
Público

Internet pone en el punto de mira a un señor de la guerra ugandés

Uganda promete capturar "vivo o muerto" a Joseph Kony, acusado de crímenes contra la humanidad, tras una campaña de una ONG en la Red

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El éxito de una campaña lanzada esta semana en Internet por una ONG ha vuelto a poner en el punto de mira a Joseph Kony, un señor de la guerra ugandés acusado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de crímenes contra la humanidad. Tal ha sido la repercusión que el Gobierno de Uganda ha tenido que salir al paso y se ha comprometido a capturar a Kony 'vivo o muerto'.

La campaña, iniciada por la ONG de San Diego (California) Invisible Children, está apoyada en un vídeo de 30 minutos de duración dirigido por el máximo responsable del grupo, el cineasta Jason Russell. La pieza, a día de hoy, ha sido vista más de 55 millones de veces en YouTube y ha dominado los temas de discusión en Twitter. Hashtags como #stopkony y #kony2012 se han convertido esta semana en 'trending topic', los temas más hablados del momento en la red, gracias al impulso proporcionado por importantes personalidades del ámbito de la cultura como los actores estadounidenses George Clooney y Mia Farrow o la presentadora Oprah Winfrey.

El vídeo pide a los espectadores que tomen conocimiento de Joseph Kony y de sus delitos

El vídeo pide a los espectadores que tomen conocimiento de Joseph Kony y de sus delitos y al Gobierno estadounidense que actúe para frenar la campaña de reclutamiento infantil del líder del Ejército de la Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés), fundado en 1987 y que desde entonces se encuentra en permanente enfrentamiento armado contra el Gobierno. 'Kony es básicamente Adolf Hitler, y cuenta con un Ejército de 30.000 niños sin mente que masacran a gente inocente en Uganda', asegura el vídeo, mientras la campaña completa sus acciones con la venta de pulseras y la solicitud de donaciones.

Por otro lado, varios analistas consultados aseguran que el vídeo elude dos aspectos fundamentales: Kony ya no está en Uganda, sino que se dice que podría estar escondido en Sudán o República Centroafricana, y los 30.000 niños que menciona el vídeo son los que el LRA ha secuestrado a lo largo de sus tres décadas de historia, no los que lo están en la actualidad. De igual modo, preferirían una campaña que abordara los problemas reales del país, asociados en su mayoría a la mala gestión del Gobierno del presidente actual, Yoweri Museveni.


Miembros del Ejército de Resistencia del Señor, fundado por Kony. - REUTERS

'Decir que esta campaña es una tergiversación supone un eufemismo', explica el premiado periodista ugandés Angelo Izama a la revista Foreign Policy. 'Si bien llama la atención sobre el hecho de que Kony sigue fugado, el retrato de sus presuntos crímenes de guerra pertenece a una era pasada', añadió Izama, que advierte en el mensaje de la ONG de 'una construcción racista: gente blanca que llega a África para salvar a niños desvalidos de las garras de un monstruo'.

Varios expertos consideran que el mensaje de la ONG está desactualizado

'Miles de niños que escaparon de la campaña de reclutamiento del LRA ejercen ahora la prostitución en las calles de Gulu o se encuentran desempleados. Los verdaderos Niños Invisibles', asegura Izama, son los más de 4.000 afectados por enfermedades neurológicas incurables como la 'enfermedad del sueño' y vagan por los distritos de Kitgum y Pader.

Los expertos consultados coinciden en la necesidad imperiosa de detener a Kony, sin embargo, consideran que el mensaje de Invisible Children está desactualizado. El portavoz del Ejército ugandés, el coronel Felix Kulagiye, ha aplaudido la campaña -'ojalá hubiera llegado antes', declaró a la BBC-, pero recordó que la última vez que había visto a Kony fue en 2007 en el estado sursudanés de Equatoria Occidental, donde acudió por última vez a unas conversaciones de paz. Desde entonces, Kony se ha negado a acudir al resto de convocatorias por miedo a ser detenido.

El Ejército ugandés lleva persiguiendo al LRA desde que el grupo fuera expulsado del país en 2006, pero los propios militares se han reconocido incapaces de obtener información reciente sobre el paradero de Kony. A tal efecto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, autorizó en octubre el despliegue de un pequeño contingente de aproximadamente un centenar de efectivos en África central para encontrar a Kony, sin que hasta el momento se tenga constancia de resultados.