Público
Público

Israel intenta culpar a los palestinos de la muerte de una periodista en Yenín pese a la versión de los testigos

Dos versiones empezaron a circular tras el fallecimiento de Shireen Abu Akleh: los israelíes apuntan a los milicianos palestinos mientras que los testigos, incluidos otros periodistas independientes que se encontraban en el lugar, señalan a los soldados israelíes.

Periodistas libaneses sostienen fotografías de la reportera de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, quien fue asesinada durante una redada israelí en Jenin, en la Cisjordania ocupada, para expresar su solidaridad, frente al edificio de la ONU en Beirut, Líbano,
Periodistas libaneses sostienen fotografías de la reportera de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, asesinada en la Cisjordania ocupada, para expresar su solidaridad, frente al edificio de la ONU en Beirut, Líbano, el 11 de mayo de 2022. Mohamed Azakir / reuters

La muerte por un disparo en la cabeza en el campo de refugiados de Yenín, al norte de la Cisjordania ocupada, de la periodista de nacionalidad estadounidense Shireen Abu Akleh, abrió el mismo miércoles una guerra de versiones abanderadas por los palestinos y el canal árabe de Aljazeera para el que trabajaba, por un lado, y el ejército israelí por otro.

Shireen, de 51 años y residente en el sector ocupado de Jerusalén, estaba cubriendo una operación del ejército en una ciudad que en los últimos días ha visto una intensa actividad militar que Israel justifica por los ataques que desde mediados de marzo se han cobrado la vida de 19 israelíes. Una buena parte de los milicianos que ejecutaron los ataques procedía de esa zona.

Shireen, que trabajaba protegida por un casco y un chaleco antibalas con la leyenda 'prensa' en inglés visible, fue alcanzada por un disparo justo por debajo del casco hacia las 6:30 horas de la mañana del miércoles. Inmediatamente se le subió a un automóvil para trasladarla al hospital pero la herida resultó mortal y la corresponsal falleció poco después.

Los periodistas que cubrían la noticia con ella aseguran que la ráfaga partió de los soldados de la unidad especial Duvdevan, que participaba en la operación, una versión que enseguida adoptaron las autoridades palestinas y el propio canal Aljazeera, el más visto en el mundo árabe. Pero Israel enseguida apuntó como responsables a los milicianos palestinos, versión a la que se sumaron entre otros el primer ministro Naftalí Bennett y el ministro de Defensa.

Los periodistas presentes afirman que la corresponsal fue alcanzada por disparos de los soldados israelíes

Los periodistas presentes insistieron en que la corresponsal fue alcanzada por disparos de los soldados ya que en ese momento los israelíes eran los únicos que estaban disparando, mientras que los milicianos desplegados en las proximidades no disparaban. El proyectil mortal corresponde a un fusil M-16 que habitualmente usa el ejército, pero es un arma también tienen algunos milicianos.

Según la versión del ejército, los soldados de Duvdevan entraron en la zona con la intención de arrestar a un miliciano de la Yihad Islámica, pero enseguida estalló una refriega que cogió en medio a los periodistas. En algunas áreas del norte de Cisjordania, los milicianos utilizan fusiles, pistolas y cócteles molotov.
Los testigos reiteraron que los disparos procedían de los soldados israelíes y no de los milicianos, y que el tiroteo de los soldados contra los periodistas no fue puntual sino que se prolongó durante más o menos tres minutos. Y añadieron que los soldados sabían perfectamente que estaban disparando contra periodistas. Un segundo reportero resultó herido en la espalda.

La muerte de Shireen, un símbolo para los palestinos

El incidente puede agravar el conflicto en las próximas semanas y exacerbar las operaciones de los milicianos contra la brutal ocupación, tanto dentro de Israel como en los territorios ocupados, que es justamente lo que el primer ministro Bennett trata de evitar para continuar tranquilamente con la expansión de las colonias judías sin restricciones.

Que Shireen tuviera nacionalidad estadounidense provocó que Washington pidiera una investigación

Shireen estaba considerada como una de las mejores y más experimentadas profesionales que cubren el conflicto, y los compañeros de otros medios la admiraban por su valentía y la calidad de su información. Al haber cubierto los vaivenes entre Israel y los palestinos desde los años noventa, conocía perfectamente la naturaleza de la crisis y sabía cuándo era posible arriesgarse y cuándo no. Asimismo, gozaba de notable popularidad en el mundo árabe.

Según el periódico progresista Haaretz de Tel Aviv, la trágica muerte de Shireen la ha convertido automáticamente en un símbolo para los palestinos y en la lucha por la libertad de prensa, y es difícil predecir las consecuencias que tendrá a corto o medio plazo.

Aunque la circunstancia de que Shireen tuviera la nacionalidad estadounidense hizo que el embajador de Washington en Tel Aviv pidiera una investigación en profundidad, es obvio que EEUU no tiene la menor intención de pasar a los hechos sea cual sea el resultado de la investigación, dado que la influencia de Israel en Washington no es solo considerable sino decisiva, como ha podido comprobarse en múltiples ocasiones.

El jefe del Ejército señala a los palestinos como culpables

Inmediatamente después del incidente, el jefe del Ejército, el general Aviv Kohavi, dijo que "posiblemente" los disparos contra el grupo de periodistas partieron de los milicianos palestinos, una versión que choca con la de los periodistas presentes. Responsables israelíes, incluido algún ministro, repitieron las palabras de Kohavi a lo largo de la jornada.

Las fuerzas de seguridad han aplicado violencia contra periodistas palestinos en las últimas semanas

El diario Haaretz pone en cuestión estas afirmaciones al recordar que en las últimas semanas las fuerzas de seguridad han aplicado violencia contra periodistas palestinos, hechos que se han documentado en Jerusalén y en el resto de Cisjordania, y en ninguno de esos casos ha habido una "voluntad real" de investigar lo ocurrido. De hecho, existen numerosos incidentes del ejército israelí con la prensa palestina e internacional.

No está claro si Israel aceptará que participen órganos extranjeros en la investigación. La condición de ciudadana estadounidense de Shireen debería impulsar a EEUU a participar, pero es razonable pensar que los americanos, aunque estén presentes, tratarán de crear los menos problemas posibles a los israelíes y a ellos mismos, que viene a ser lo mismo. La ONG Human Rights Watch calificó de "mecanismo de lavado" cualquier investigación israelí basándose en numerosos precedentes.

Más noticias de Internacional