Público
Público

Israel demora el acuerdo con Hamás para un alto el fuego en Gaza

Las autoridades palestinas anuncian un cese de hostilidades que debería entrar en vigor a medianoche. La tregua, propuesta por Egipto, está a la espera de la respuesta del Gobierno israelí. La ONU condena la muerte de civiles pales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras siete días de bombardeos sobre Gaza, que ya han dejado un balance de 127 muertos, el alto el fuego entre Israel y Hamás, que gobierna la Franja desde 2006, está a punto de llegar. Eso es al menos lo que ha anunciado un dirigente de la organización islamista. Según Ayman Taha, ambas partes han aceptado un cese de las hostilidades mediado por Egipto que debería entrar en vigor a partir de la medianoche (22 horas GMT). Sin embargo, el Gobierno israelí no ha aceptado nada todavía y la posible tregua está a la espera de que las autoridades hebreas den una respuesta, según ha anunciado una fuente de los mediadores egipcios a Reuters que, aún así se ha mostrado 'esperanzado' de que la propuesta salga adelante.

Momentos antes, el presidente de Egipto, Mohamed Mursi, había augurado que el Gobierno israelí y Hamás firmarían un alto el fuego hoy mismo. 'La farsa de la agresión israelí contra la franja de Gaza terminará en las próximas horas. Los esfuerzos para que ambas partes lleguen a un acuerdo para una tregua tendrán un resultado positivo', dijo el presidente egipcio en un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias Mena.

Otras fuentes del Gobierno de Egipto, principal mediador en el conflicto, habían declarado al diario Haaretz que el acuerdo llegaría el miércoles. El primer ministro egipcio, Hisham Qandil, había asegurado que su país está haciendo 'el máximo esfuerzo posible' para alcanzar esa esperada tregua y reiteró su apoyo al al pueblo palestino para que pueda establecer su propio estado independiente en el marco de las Naciones Unidas.

Ban Ki-moon: 'Cualquier escalada de violencia pone en riesgo a la región'

Las declaraciones de ambos llegan en un momento en el que la diplomacia se ha intensificado al máximo con el fin de paralizar la sangría de civiles que está provocando la operación Pilar de Defensa. Por un lado, EEUU ha enviado a la zona a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien se encontraba de viaje oficial por Asia con el presidente Barack Obama. Clinton llegará el miércoles a Jerusalén para entrevistarse con el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, y con los representantes de la Autoridad Nacional Palestina en Ramala.

Su visita se suma la del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien está interviniendo activamente en las conversaciones que Israel y las autoridades palestinas han estado manteniendo en El Cairo con la mediación de Egipto y la Liga Árabe. 'Todas las partes tienen que parar la violencia inmediatamente. Cualquier escalada de violencia pone en riesgo a la región', dijo Ban desde la capital egipcia en una rueda de prensa conjunta con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi. 'No hay tiempo que perder para detener el derramamiento de sangre', añadió. Ban ha viajado a Jerusalén para reunirse con las autoridades israelíes.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado a Occidente por 'cerrar los ojos ante el conflicto' y ha acusado a EEUU y sus aliados de hacer cálculos para 'vaciar Palestina y entregársela a Israel'. Erdogan denunció asimismo que 'Israel está aplicando la limpieza étnica contra una nación en esta región. Está ocupando el suelo palestino paso a paso. El pueblo de Palestina está ejerciendo su derecho a una resistencia legítima contra esta ocupación'. 

'Israel está aplicando la limpieza étnica contra una nación en esta región'

Desde occidente la nueva ola de violencia ha reproducido la clásica retórica acerca del conflicto palestino-israelí. El presidente de EEUU, Barack Obama, defendió los bombardeos israelíes sobre Gaza y aseguró que no está presionando al primer ministro Benyamin Netanyahu para que frene una posible invasión de la Franja.  'No he pedido a Israel que anule la invasión terrestre. Israel tiene todo el derecho a tomar las decisiones en materia de seguridad que considere oportunas', dijo Obama quien ya se había expresado en la misma línea en los últimos días.

Por su parte, a la UE no se la espera. La reunión de ministro de Exteriores celebrada ayer concluyó con la clásica declaración medida para no molestar a Netanyahu. 'Llamamos a un cese urgente de las hostilidades [...] Apoyamos los esfuerzos de Egipto y otros actores internacionales para conseguir una tregua [...]  Israel tiene el derecho de proteger a su población de los ataques con cohetes', dijeron.

El Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU exigió esta mañana a Israel 'que cumpla escrupulosamente con su obligación legal de diferenciar los civiles de los combatientes y tome las precauciones necesarias para evitar la pérdida de vidas civiles'. Según el portavoz Rupert Colville, al menos 31 viviendas han sido alcanzadas por los misiles hebreos, dos edificios de medios de comunicación han quedado destruidos y cientos de personas han resultado heridas.

Colville no quiso hablar de crímenes de guerra pero aseguró que esto 'dependerá de las circunstancias específicas de cada caso'. A su lado, la portavoz de Unicef Marixie Mercado, alertó de los informes que les están llegando desde los campamentos de refugiados en Gaza, que hablan del tremendo estrés psicosocial al que están siendo sometidos los niños en la Franja.

Colville reclamó asimismo el fin de las matanzas de civiles y exigió a Israel que cumpla las normas internacionales: 'Los israelíes están diciendo que no están atacando a la población civil pero sigue habiendo muchas muertes de civiles. Necesitan revisar sus tácticas para comprobar si están cumpliendo el principio de precaución requerido adecuadamente'.