Público
Público

Israel se exculpa del cruento asalto a la Flotilla de la Libertad

El informe Turkel sostiene que el bloqueo a la población de Gaza es "legítimo"

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

La comisión israelí Turkel que ha investigado el asalto a la Flotilla de la Libertad en el que murieron nueve activistas turcos la primavera pasada entregó sus conclusiones al primer ministro Binyamin Netanyahu; un informe que exculpa completamente al Gobierno y al ejército de las muertes y sostiene que el abordaje fue "legal" y los soldados se defendieron de las agresiones de los cooperantes.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, desautorizó inmediatamente el informe diciendo que "carece de valor y credibilidad". A raíz del abordaje, el 31 de mayo de 2010, Ankara retiró a su embajador en Tel Aviv y las relaciones entre los dos países se han deteriorado significativamente hasta ser casi inexistentes, a pesar de los esfuerzos de Washington por evitarlo.

La comisión israelí alega que la nave de ayuda humanitaria era "objetivo militar"

El informe Turkel también sostiene que el férreo bloqueo terrestre, marítimo y aéreo que Israel ha impuesto a la franja de Gaza es "legítimo", aunque ha provocado una gran escasez de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales que ha sufrido el conjunto de la población civil, alrededor de un millón y medio de palestinos.

La comisión recomienda al Gobierno que reexamine las necesidades médicas de Gaza y que se asegure de que las sanciones se dirigen contra Hamás y no contra toda la población. Pero, para sorpresa de las organizaciones humanitarias, señala que Israel está haciendo todo lo que está a su alcance para hacer llegar ayuda humanitaria.

El primer ministro turco subraya que el informe "carece de toda credibilidad"

La comisión Turkel dice que el navío Mavi Marmara, donde ocurrieron las muertes, se convirtió en un "objetivo militar" al resistirse al abordaje de una forma "extremadamente violenta". "Incluso si se considerara que el bloqueo naval no respetaba los requerimientos de la ley internacional, no hay individuos o grupos que tengan derecho a tomarse la ley por sus manos", dice la comisión.

Este informe de 245 páginas constituirá la parte principal de las alegaciones que Israel presentará ante la ONU. Su publicación no ha causado sorpresas entre las organizaciones humanitarias que denunciaron el asalto, puesto que ya esperaban un resultado así. La comisión Turkel no ha interrogado ni a los activistas internacionales ni a otros israelíes que viajaban a bordo de la flotilla.

Mientras funcionarios israelíes destacan que dos jueces internacionales, uno irlandés y otro canadiense, han participado en las actividades de la comisión y las decisiones se han tomado por unanimidad, las organizaciones humanitarias han puesto en tela de juicio las conclusiones y señalan que uno de los jueces extranjeros confesó antes de integrarse en la comisión que era amigo de Israel, por lo que cuestionan su imparcialidad.