Público
Público

Israel lanza una amenaza militar sobre Gaza tras suspender los cortes de electricidad

El asesor jurídico del Estado, Menahem Mazu, pospone los cortes hasta que haya mecanismos que garanticen que no afectarán a centros civiles como hospitales.

PÚBLICO.ES / EFE

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, ha amenazado con lanzar una gran operación militar en Gaza. El anuncio llega horas después de que la Justicia obligara al Ejército israelí a dejar en suspenso los cortes de electricidad a la franja.

"Cada día que pasa nos acercamos más a una operación de envergadura en Gaza", anunció Barak, en lo que parece una respuesta a la decisión del asesor jurídico del Estado, Menahem Mazuz, de impedir los cortes de suministro eléctrico hasta que no se garantice que tendrán efectos limitados en ese territorio palestino.

"No tenemos prisa y nos alegrará si se dan las circunstancias para que no lo hagamos, pero se acerca el momento de tener que lanzar una gran operación en Gaza", advirtió el ministro de Defensa en declaraciones a la radio del Ejército israelí.

Evitar la necesidad de emprender una operación militar de este tipo había sido uno de los argumentos esgrimidos por el ministro israelí de Infraestructuras, Benjamín Ben-Eliezer, para defender la aplicación de los cortes de electricidad a la franja, entre otras medidas punitivas.

Una vez que el Ejército se ha visto obligado al menos a aplazar la interrupción del servicio eléctrico -una decisión que había sido avalada por el propio ministro de Defensa-, Barak ha recurrido así a un discurso en el que se vuelve a privilegiar la presión militar.

Un castigo pospuesto, no rechazado

Según se precisa en un comunicado de la oficina del asesor jurídico del Estado, Mazuz resolvió suspender la aplicación de los cortes de luz hasta que se encuentren mecanismos que garanticen que no afectarán a centros civiles, como hospitales.

En el texto se afirma que el asesor jurídico del Estado ha pedido a los "organismos de Defensa un estudio más exhaustivo para examinar que la aplicación (de los cortes) sea consistente con la decisión del gobierno de que no perjudiquen a la población civil".

Mazuz advirtió de que no se ha demostrado que esa medida punitiva se aplicará de forma proporcional y que en esas condiciones Israel se arriesga a denuncias en tribunales internacionales.

El dictamen se produjo después de que una decena de organizaciones humanitarias palestinas e israelíes presentaran una demanda ante el Tribunal Supremo de Israel para el cese de lo que consideran un "castigo colectivo" al millón y medio de palestinos que habitan en Gaza.

Algunas de esas organizaciones, como Adalah, Gisha y Paz Ahora, acogieron hoy con satisfacción la decisión de Mazuz sobre la polémica medida adoptada por el Ejecutivo, que forma parte de un paquete de sanciones, algunas de las cuales -como los cortes en el suministro de combustible a Gaza-, se comenzaron ya a aplicar el pasado domingo.

Con todo, el asesor jurídico del Estado dejó la puerta abierta a la adopción de medidas de represalia por parte del Gobierno israelí al afirmar que Israel tiene derecho a cortar las relaciones con Gaza en respuesta al lanzamiento desde la franja de cohetes artesanales Al-Kasam contra el sur de Israel.