Público
Público

Japón admite que hay una grieta en un reactor de Fukushima

Por la fisura de 20 centímetros se filtra agua altamente radiactiva al mar

DAVID BRUNAT

Todo el mundo lo daba por hecho desde hace días pero faltaba la confirmación oficial. Hoy llegó: hay una grieta en el reactor 2 por la que se están filtrando toneladas de agua altamente radiactiva al mar. Cada metro cúbico de ese agua emite 1.000 milisieverts por hora, una cantidad capaz de matar a una persona tras 30 minutos de exposición.

"Después de ver cómo los niveles de radiación aumentaban en el mar, hemos tratado de confirmar la causa. Podría ser esta", indicó Hidehiko Nishiyama, portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear Japonesa (ASNJ). Aun así, la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) sigue buscando nuevas grietas en los reactores, a sabiendas de que la radiactividad del agua es tan extrema que no hay que descartar varios puntos de fuga. "Podría haber roturas similares en la zona y tenemos que encontrarlas cuanto antes", arengó Nishiyama.

En la filtración detectada, el agua fluye a través de una fisura de unos 20 centímetros en el muro de una fosa situada debajo del reactor 2, en la que hay agua contaminada con una profundidad de entre 10 y 20 centímetros. Tras detectar la grieta y a fin de contener cuanto antes la filtración, los operarios que trabajan en Fukushima empezaron a preparar la operación para rellenar de cemento el lugar, situado cerca de la toma de agua del reactor 2 y donde se encuentran varios cables eléctricos, según describió la televisión estatal NHK.

Cada metro cúbico de ese agua emite 1.000 milisieverts por hora

"En ese punto y los alrededores, verter cemento nos ayudaría a prevenir la salida de agua, así que vamos a optar por esa opción como medida de emergencia", indicó una fuente de TEPCO. Sin embargo, la compañía no informó de cómo va a acometer los trabajos teniendo en cuenta el enorme peligro para la salud que entraña permanecer en ese lugar más de diez minutos.

La revista japonesa Weekly Post publicó que TEPCO ofrece hasta 3.500 euros a todo aquel que se preste a trabajar rápidamente en las zonas más irradiadas y salir cuánto antes del lugar una vez completado el trabajo. "Mi compañía me ofreció 200.000 yenes (1.750 euros) al día", indicó un subcontratado que prefirió mantener el anonimato. "En condiciones normales, lo hubiera considerado el trabajo de mis sueños, pero, cuando mi esposa rompió a llorar, decidí declinar la oferta", confesó.

Las operaciones para contener la filtración se suman a los esfuerzos para drenar los charcos de agua altamente radiactiva en varias zonas de las unidades 1, 2 y 3, que dificultan las tareas para restaurar la refrigeración de los reactores. TEPCO anunció que está planeando instalar una estructura tipo pontón que puede contener un máximo de 18.000 toneladas de agua, informaron medios locales. La enorme estructura de acero flotante mide 136 metros de largo, 46 metros de ancho y tres metros de altura con capacidad de 10.000 toneladas de agua sin hundirse. También se contempla el uso de barcazas, tanques y edificios de almacenamiento para evacuar el agua.

Mientras, el primer ministro, Naoto Kan, visitó por primera vez el área devastada por el tsunami. "Será una lucha larga, pero el Gobierno trabajará duro por vosotros hasta el final", proclamó en la ciudad de Rikuzentakata con gesto emotivo a varios refugiados. Algunos de ellos dijeron a la agencia Kyodo que esta visita "llega demasiado tarde", ahora que ya todo está limpio y hay suministro de agua y comida.

Después Kan visitó un centro de operaciones donde los militares coordinan la lucha para controlar la planta de Fukushima.

Más noticias de Internacional