Público
Público
Únete a nosotros

Reino Unido Johnson suspende el proceso del brexit y la fecha de salida queda en el aire

Los Comunes han respaldado el texto pero rechazan el calendario presentado por el gobierno para concluir su tramitación en sólo tres días. Johnson ha cumplido con su amenaza y ha suspendido el trámite parlamentario a la espera de que la UE se pronuncie sobre la duración de la prórroga que les concede.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

El primer ministro británico, Boris Johnson, en una conferencia de prensa durante una cumbre del Brexit en Bruselas, Bélgica. EFE / EPA / JULIEN WARNAND

Una de cal y otra de arena. Boris Johnson ha afrontado este martes una doble votación en el parlamento británico -cada cual más trascendental- con distinto resultado. 

Pasadas las nueve de la noche, la Cámara de los Comunes respaldaba el acuerdo que el primer ministro británico alcanzó la semana pasada con la Unión Europea para la salida de Reino Unido de la UE. Los diputados daban luz verde así a que el proyecto de ley que lo recoge se convirtiera en ley bajo los términos de la legislación británica. Necesitaba 320. Resultado: 329 a favor frente a 299 en contra. Mayoría de 30. Punto para Johnson. 

Una victoria histórica teniendo en cuenta que el plan de Theresa May cayó derrotado hasta en tres ocasiones y ésta era la primera vez que el de Johnson se sometía votación. Por primera vez desde que el brexit comenzó hace más de tres años, el parlamento respalda un plan de salida de la UE. También teniendo en cuenta que la UE se negaba a renegociar y Johnson consiguió que se sentaran de nuevo, que no ha contado con el apoyo de sus socios de gobierno y que ha logrado convencer a un puñado de diputados laboristas. Que nadie le quite mérito aunque la felicidad haya durado poco. 

Porque Johnson quiere que el brexit se produzca según su acuerdo, sí, pero, por encima de todo, lo que quiere es que el brexit se produzca el 31 de Octubre.

El problema de calendario 

Para lograrlo, el ejecutivo había previsto tres días de jornadas maratonianas, a toda velocidad y hasta la madrugada, en las que los diputados debía debatir y enmendar a contrarreloj un proyecto de ley de 115 paginas que no pudieron consultar hasta el lunes a las 21:00h (hora peninsular española), cuando el gobierno lo hizo público. 

 Pues bien, en la segunda votación el Parlamento ha dicho no a la carrera contrarreloj diseñada por el gobierno. Derrota de Johnson: 308 a favor frente a 322 en contra.  El gobierno considera que es imposible dedicar más tiempo a tramitar el proyecto del brexit y llegar a tiempo al 31 de octubre.

Johnson había amenazado con suspender el proceso legislativo. Y ha cumplido. Tras conocerse el resultado, confirmaba que esto sume al proceso en una situación de “incertidumbre” y ha anunciado que suspende la legislación del acuerdo a la espera de que la UE confirme la duración de la prórroga que les concede. 

"No podemos pretender que dos días y medio son suficientes para escudriñar todo esto", aseguraba mientras sostenía el texto del proyecto de ley en la mano el exdiputado tory Rory Stewart. Lo mismo había dicho el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que calificó el calendario como "un intento vergonzoso de eludir la responsabilidad, el escrutinio y cualquier tipo de debate adecuado". 

El diputado del grupo independiente Chris Leslie, recordaba el tiempo que llevó sacar adelante textos de similar trascendencia: "Tratado de Roma, 30 días; Maastricht, 29 días; Lisboa, 13 días”. Y aportando una nota de humor, el laborista Karl Turner aseguraba ante sus compañeros que él y su esposa pasaron más tiempo eligiendo un sofá del que los diputados tienen para debatir este proyecto de ley. 

 

Johnson amenaza con elecciones anticipadas

"Si el Parlamento se niega a permitir que ocurra el brexit y decide retrasar todo hasta enero, o incluso más, con gran pesar debo decir que el proyecto de ley tendrá que ser retirado y tendremos que avanzar hacia unas elecciones generales", había amenazado Johnson horas antes ante la Cámara. Y con ello, saltaban todas las alarmas.  

Fuentes del gobierno citadas por el diario The Guardian explicaban después que el proyecto de ley se retiraría solo si la UE otorga una extensión de tres meses, como establece la ley Benn que le obligó a solicitarla el pasado sábado: "entonces retiraremos el proyecto de ley, no habrá más asuntos en el parlamento y pasaremos a unas elecciones antes de Navidad", sostenía dicha fuente.

Esto vendría a confirmar que Johnson sí estaría dispuesto a aceptar una extensión más corta. Y un apunte: no está en su mano convocar elecciones unilateralmente. Ya lo intentó dos veces el mes pasado y no fue capaz. Salvo que dimita, no puede convocarlas sin el apoyo de la oposición… o sin arriesgarse a que la jugada le salga mal.

La UE vuelve a entrar en escena

Sin comerlo ni beberlo, la Unión Europea se ha vuelto a ver en el centro de la montaña rusa del brexit. Boris Johnson ha lanzado la pelota al campo de los 27, que son quienes deben decidir por unanimidad sobre cualquier extensión -una más sería ya la tercera-. Aunque cumpliendo con la ley Benn que le obligaba a hacerlo, Johnson reclamara una extensión hasta el 30 de enero de 2020, los líderes de los países miembros son quienes deciden también la duración de ésta. Si optan con una extensión corta o extensión técnica de unas semanas, el proyecto de ley sobre la salida de Reino Unido podría regresar a Westminster para continuar con su tramitación.