Público
Público

La justicia absuelve a Villepin y amarga el cumpleaños de Sarkozy

La sentencia del caso Clearstream absuelve al ex primer ministro de la supuesta trama para acabar con el actual presidente.

ANDRÉS PÉREZ

Nicolas Sarkozy prometió "colgar de un gancho de carnicero" a su enemigo de la derecha, Dominique de Villepin. El gancho se le ha vuelto en su contra, con la sentencia pronunciada hoy por un tribunal de París en el caso Clearstream. El juez declaró a Villepin inocente de todos los cargos de los que le acusaba Sarkozy, y estima que el ex primer ministro no manipuló los listings bancarios que implicaban a Sarkozy en un tráfico de fondos ocultos. Es más, ni siquiera fue cómplice de una eventual manipulación. La Fiscalía había pedido 18 meses de prisión para De Villepin.

La sentencia, que complica mucho a Nicolas Sarkozy el resto del día de su 55 cupleaños, fue pronunciada esta mañana en medio de una enorme emoción, dado el empeño que había puesto el presidente, acusación particular, en lograr la condenad de su rival. La sentencia, dictada "en nombre del pueblo francés", debilita la posición del actual presidente, ya desestabilizado en los frente social y económico.

Las más de 300 páginas de sentencia confirman la que había sido intuición de los jueces instructores. Villepin sí fue informado a partir de 2004, cuando era ministro de Asuntos Exteriores, luego de Interior, y finalmente primer ministro, sobre la existencia de listings bancarios de la firma Clearstream que implicaban a Nicolas Sarkozy en tráficos de fondos. Sí ordenó investigar sobre ellos.

Pero, contrariamente a lo pretendido por Sarkozy, el juez estima que Villepin nunca tuvo la certeza de que eran listings trucados, y por ello no pudo ser el gran manipulador de la conjura, y ni siquiera pudo ser un cómplice de ella.

Sarkozy aparecía en una lista falsa de cobros ilegales de comisiones por venta de armas 

El juez también absolvió por completo al periodista de investigación Denis Robert, un hombre honesto que vuelve materialmente del infierno. Desde finales de los años noventa, Robert ha demostrado que la firma luxemburguesa Clearstream, caja de compensación por la que circulan cada día decenas de miles de millones de euros de cambios de divisas y pagos de acciones, tenía un sistema elaborado de disimulación de fondos internacionales de todo tipo y procedencia. La firma se lo ha hecho pagar con numerosos juicios, del que éste era sólo el penúltimo.

Por el contrario, los jueces confirmaron la culpabilidad de los autores de la manipulación de listings. Se trata del ex vicepresidente de EADS, Jean-Louis Gergorin, que el juez considera "cerebro" de este caso de denuncia calumniosa con listings bancarios trucados. Fue condenado a tres años de cárcel, de los cuales quince meses serán de obligado cumplimiento entre rejas.

Su hombre de mano, el informático, matemático y soplón de servicios secretos Imad Lahoud, fue declarado culpable de ser el autor material de la falsificación de los listings, y de complicidad en denuncia calumnosa. Pasará diceciocho meses entre rejas. El becario de Clearstream que sacó los listings originales, Florian Bourges, fue condenado simplemente a cuatro meses de cárcel, condena en suspenso que no deberá cumplir.

Al inicio de las audiencias, hace unos meses, Villepin dijo que iba a salir de la sala de tribunal "libre e inmaculado" y ello "en nombre del pueblo francés". Pocos días antes de la sentencia de hoy, visitó sin escolta policial una barriada popular del norte de París cuya gente Sarkozy había calificado de "chusma". El "gancho de carnicero" empieza a balancearse en la mala dirección. Feliz cumpleaños.

Como un general que sabe que ha ganado tras una dura batalla, Villepin fue modesto con Sarkozy en sus primeras decalraciones tras la sentencia.

"Tras varios años de pruebas, mi inocencia ha sido reconocida", dijo simplemente Villepin.

"Saludo la valentía del tribunal, que supo hacer que triunfara la Justicia y el Derecho por encima de la polítiquería. Estoy orgulloso de ser ciudadano de un país, Francia, donde el espíritu de independencia sigue vivo. No tengo ningún renncor, ningún odio. Quiero pasar página. Fui herido por la imagen que algunos quisieron dar de la política", afirmó.

"Quiero mirar al futuro, para servir a los franceses y contribuir en un espíritu de unión a la recuperación de nuestro país", dijo el nuevo rival de Sarkozy, reposicionado en órbita en pleno medio mandato del actual presidente.

 

Más noticias de Internacional