Público
Público

Latinoamérica rebaja la alerta creada por el tsunami en Japón

La ola provocada por el terremoto en Japón llega sin fuerza y provoca daños mínimos en la costa americana

EFE

El Gobierno chileno ha levantado la alarma de tsunami emitida ayer tras el terremoto ocurrido en Japón. La portavoz del Ejecutivo, Ena von Baer, ha anunciado que ya se ha puesto fin al estado de alerta que en las últimas solo permanecía vigente en Arica, Iquique y Caldera, en el norte, así como en el área de Constitución y Talcahuano, en el sur.

Sin embargo, en su último informe, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) ha estimado que en esas cinco localidades puede haber todavía variaciones de 0,2 a 1,5 metros sobre el nivel medio del mar. "Esas variaciones pueden mantenerse por algunas horas y producen corrientes en el mar, por lo que pedimos a la población que no realice actividades en el agua. La autoridad marítima va a controlar estas actividades", recalcó Ena von Baer.

En Ecuador, el tsunami ha causado daños "mínimos", según el presidente, Rafael Correa, quien dijo que mantendrá hasta hoy el estado de excepción. Por precaución, más de 240.000 personas que residían en las zonas costeras del país y de las Islas Galápagos fueron evacuadas.

En México fue levantada la alerta emitida la pasada madrugada tras la amenaza de que el tsunami generado en Japón afectara a las costas del Pacífico. Según un comunicado del Ministerio del Interior, la elevación del mar generó algunas situaciones poco comunes, pero, añadió, "no representaron ninguna amenaza para la población, sus bienes y la infraestructura".

Las olas del tsunami llegaron ayer con menor fuerza de lo esperado al litoral Pacífico de América, mientras la costa oeste de EEUU registra las únicas víctimas, con cuatro heridos y un desaparecido: curiosos que se acercaron a ver de primera mano la anunciada llegada del tsunami.

Tras el seísmo que sacudió Japón, prácticamente toda la costa oeste de América, desde Canadá a Chile, emitió alertas ante la posibilidad de que grandes olas pusieran en riesgo a las poblaciones del litoral.

Los temores, sin embargo, se disiparon al comprobar que la mayor altura registrada en las primeras olas llegadas a la isla hawaiana de Kauai fue de un metro, mientras algunos puntos de Big Island y Maui experimentaron inundaciones cuando olas de 2 metros golpearon la costa. Pese a las advertencias de las autoridades que pedían a la población que se alejara de las playas y los puertos, en previsión de una subida inusual del nivel del mar, EEUU informó de cinco víctimas, de las que cuatro fueron rescatadas en Oregón.

La quinta persona continúa desaparecida en California, donde fue declarado el estado de emergencia para cuatro condados afectados por el tsunami, cuyo impacto dejó numerosos destrozos en puertos y playas.

Tras Hawai, el tsunami llegó a territorio latinoamericano por México, y a continuación alcanzó las costas de los países centroamericanos y suramericanos, con efectos que, en su mayoría, resultaron menores de lo esperado.

Así, Panamá, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Honduras suspendieron el aviso preventivo al final de la tarde de ayer, después de que las autoridades constataran que el efecto se limitó a unas casi imperceptibles olas en sus costas del Pacífico. Nicaragua anunció la suspensión de la alerta para las 21.00 horas (02.00 de hoy), después de que las olas también llegaran sin fuerza y no se registrara ninguna situación anormal.

Las primeras olas que llegaron en la noche a la costa de Perú tuvieron entre 15 y 40 centímetros de altura, pese a lo cual las autoridades señalaron que van a mantener la vigilancia en previsión de que el siguiente oleaje pueda ser más intenso. En Colombia, ante el temor de las autoridades de que se registrara un fuerte oleaje, se emitió una alerta para la costa Pacífica, que no implicó orden de evacuación.

Más noticias de Internacional